25 de enero de 2017 15:44 PM
Imprimir

El Senasa detectó un caso de anemia infecciosa equina en Guernica

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informa que ante la denuncia de que en un establecimiento un equino resultó positivo al virus de la anemia infecciosa equina (AIE), efectuada por un laboratorio mediante el test de Coggins el pasado 20 de enero en la localidad de Guernica, el veterinario oficial del Organismo […]

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) informa que ante la denuncia de que en un establecimiento un equino resultó positivo al virus de la anemia infecciosa equina (AIE), efectuada por un laboratorio mediante el test de Coggins el pasado 20 de enero en la localidad de Guernica, el veterinario oficial del Organismo se presentó en el establecimiento para establecer la prohibición del ingreso y egreso de equinos, la eliminación del equino positivo y gestionar el saneamiento del establecimiento.

Se recuerda que todas las medidas preventivas y de control que se aplican para esta enfermedad se concentran en la detección de equinos portadores mediante el test diagnóstico de laboratorio y la eliminación de los mismos mediante sacrificio o envío a faena.

En este sentido, para que el control de la enfermedad sea exitoso debe sumarse al accionar de las entidades oficiales la participación imprescindible del usuario mediante el conocimiento y cumplimiento de las normas, el correcto asesoramiento técnico profesional privado y la aceptación y aplicación responsable de las medidas y recomendaciones de competencia del tenedor o propietario, veterinario privado y laboratorista.

Es importante que el tenedor de equinos sepa que la anemia infecciosa equina no se transmite al ser humano. Habitualmente el animal infectado con AIE no manifiesta estar enfermo, la enfermedad no se transmite de manera directa entre equinos y un caballo sano se infecta por el ingreso del virus mediante tábanos o por el uso indebido de material contaminado con sangre infectada (agujas, jeringas, frenos, espolines o cualquier otro objeto que transmita sangre infectada).

Por eso, el Senasa recomienda al propietario o tenedor de equinos que realice periódicamente (al menos dos veces al año) la prueba de laboratorio para la detección de equinos enfermos, no comparta entre caballos elementos que puedan transmitir la enfermedad, no ingrese equinos a su establecimiento si no presentan un certificado diagnóstico negativo de AIE y, en lo posible, separe los equinos por una distancia mayor a los 100 metros de aquellos que tengan condición sanitaria desconocida.

Dada la gran dinámica de movimiento y estabulación de equinos, las medidas de ingreso y estabulación deben centrarse en exigir un diagnóstico y certificado negativo del equino que ingresa, realizar el aislamiento del equino del resto de la población hasta tanto se realice el diagnóstico de laboratorio, por una distancia mayor a los 100 metros, verificar la negatividad del equino posterior al ingreso al predio (realizar un diagnóstico serológico de AIE) y garantizar el control y el buen manejo de las posibles fuentes de transmisión mecánica en el predio (tábanos y objetos que puedan transportar sangre infectada).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad