26 de enero de 2017 11:49 AM
Imprimir

Uruguay : El motor del agro ayudará a recuperar las exportaciones

La soja, principalmente, explicaría la suba según Uruguay XXI y Deloitte.

Las estimaciones oficiales y privadas auguran una recuperación de las exportaciones en 2017 de la mano del sector agroindustrial, en especial con mejoras en la siembra de soja y cebada, junto a mayores precios internacionales. La Unión de Exportadores (UEU) tiene expectativas de retomar los niveles de ventas de 2015 con un impulso de la región, aunque advierte por la incertidumbre en el comercio mundial por los efectos de las políticas de Donald Trump en Estados Unidos.

Mejorar los números en 2017 sería significativo para el sector exportador, dado que arrastra dos registros consecutivos con caídas en el acumulado anual. El año pasado las ventas al exterior bajaron 7,3% al sumar US$ 8.301 millones, mientras que en 2015 la reducción había sido del 11,6% al totalizar US$ 8.967 millones.

“Si logramos recuperarnos del 2016 y volver a los niveles de 2015 sería un éxito”, dijo a El País la economista de la UEU, María Laura Rodríguez. Señaló que más allá de los números, lo importante es “que se empiece a notar una mejora de las perspectivas, que en vez de pensar cuánto vamos a caer pensemos cuánto nos vamos a recuperar”. Es que durante el año pasado, las exportaciones bajaron en la comparación interanual en 10 de los 12 meses.

La proyección del Instituto Uruguay XXI es de un crecimiento de 6% de las exportaciones este año, impulsado “por la recuperación de los volúmenes exportados y el mantenimiento y eventual aumento de los precios” de los productos.

En un informe divulgado sobre los negocios agroindustriales, añade que este sector tendrá en 2017 un “desempeño positivo en gran parte de los productos” y la magnitud de la recuperación dependerá de factores climáticos y los precios internacionales.

Mientras que la consultora Deloitte pronostica exportaciones de bienes más servicios por un total de US$ 11.800 millones en 2017, que representarían un incremento de 4% en dólares respecto al registro de 2016. “Un elemento clave va a ser el repunte de las exportaciones de soja, que el año pasado estuvieron muy afectadas por el clima. Esperamos una buena cosecha y mejores precios”, expresó la economista de Deloitte, Florencia Carriquiry.

Según cifras del Ministerio de Ganadería, en la zafra anterior se produjo 29% menos de soja (unos 2,2 millones de toneladas), con una superficie sembrada 15% inferior y una caída de 17% en la productividad media. “El cultivo soportó los efectos de una sequía en enero y abundantes precipitaciones en abril” que afectaron su rendimiento y calidad, detalla el anuario de la Oficina de Programación y Política Agropecuaria (Opypa).

Esto derivó en una caída de 23% de los volúmenes de soja exportados en 2016 y una reducción de 21% al medir las ventas en dólares, dado que el precio promedio de las transacciones por tonelada aumentó de US$ 370 a US$ 378.

Para este año la expectativa es que los precios continúen con “una tendencia levemente creciente”, que sumado a rendimientos en alza provocarán “un aumento en las exportaciones de soja” según Uruguay XXI. Para la zafra actual, Opypa estima una cosecha de 2,5 millones de toneladas que mejoraría los niveles del último ciclo.

Carriquiry sumó a los cultivos que impulsarán la demanda externa la cebada, que experimenta “un aumento sostenido de las ventas” tras una muy buena cosecha en el último ciclo. De hecho, Opypa prevé que en 2017 se alcance el máximo volumen histórico de producción del cultivo luego de un incremento en el área sembrada. Uruguay XXI apunta que “los rendimientos volverán a ser elevados” este año y podría haber “un desplazamiento del área de trigo a la cebada”.

Precisamente respecto al trigo, la agencia de gobierno pronostica “una fuerte caída de la superficie sembrada” junto a una mejora en los valores de colocación, que igualmente “no lograría compensar los menores volúmenes de producción”.

Similar evolución espera para el arroz en 2017, con mejoras relativas de los precios internacionales pero “una retracción en la superficie sembrada” en el país.

“Hay un impulso esencialmente agroindustrial detrás del crecimiento (de las exportaciones) que estamos asumiendo para 2017, que compensaría un desempeño todavía magro en otras industrias”, resumió la analista de Deloitte.

Respecto a los destinos de las exportaciones uruguayas, Rodríguez de la UEU analizó que “la región ya está mostrando una cierta mejoría, porque se exportó más a Brasil en los últimos meses de 2016 y hacia Argentina mejoró en diciembre”. Pero advirtió sobre los negocios con el resto del mundo, en un contexto “muy complicado” del comercio global con la llegada de Trump a la Casa Blanca. “Hay incertidumbre sobre las medidas que pueda tomar en Estados Unidos y además cómo impactará eso en otros mercados” que tienen negocios con Uruguay, concluyó.

 

Lácteos mejor y carne incierta.

Para Deloitte habrá un crecimiento de las exportaciones de productos lácteos “más que en volumen por la recuperación que tuvieron los precios internacionales”, manifestó Carriquiry. Mientras que Uruguay XXI prevé que en este rubro “la producción mejore en el próximo ejercicio, estimulada por mejores precios y condiciones climáticas favorables”. Respecto a la carne bovina, la agencia de gobierno espera “mayores niveles de faena o exportación de ganado en pie, debido a niveles de stock superiores al año anterior”, pero Deloitte considera que habrá “un ligero descenso en la exportación de carne”. A corto plazo, hay expectativas de suba de precios en la carne de cerdo y ovina.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Pais

Publicidad