27 de enero de 2017 10:42 AM
Imprimir

Un 2017 difícil para el arroz

Precios internacionales que no se condicen con los costos de producción y problemas climáticos aquejan al sector, que no avizora un año de crecimiento.

La producción de arroz no contaría este año con precios internacionales que le permitan atenuar el impacto que tendrá el incremento que registran los costos e insumos, principalmente por el encarecimiento del gasoil empleado en el riego, admitieron desde el sector privado.

“El mercado del arroz durante el 2016, como todos los commodities, cayó entre un 12 y un 15%, y no se ha recuperado. De modo tal que creemos que no vamos a contar con un mercado que permita cubrir los costos de producción, con costos e insumos que suben” en el orden doméstico, reconoció Hugo Muller, presidente de la Fundación Proarroz.

En relación a la actividad arrocera, Muller consignó: “No creo que el sector se expanda durante el 2017 y vuelva a crecer, una situación que viven la mayoría de las economías regionales, la cual es difícil” debido a que el valor interno del arroz depende de la exportación.

Si bien ya comenzó en algunos campos de Corrientes la cosecha, se estima que habrá que esperar hasta febrero para que las labores de trilla se cumplan de manera generalizada en otras provincias.

La producción de arroz en el 2016 ascendió a casi 1,4 millón de toneladas, de las cuales 70% tuvo por destino la exportación a países tales como Irak, Colombia, México, Chile y Brasil, junto a otros destinos de Centroamérica.

Los valores para la exportación a diciembre pasado ascendían a u$s450 por cada tonelada de arroz cargada en los buques, mientras que para los molinos e industrias el precio tocó los u$s200 por tonelada.

Por su parte, Pablo Linares Luque, de la Federación de Entidades Arroceras (Fedenar), comentó que “en campos de Itá Caabo, en el norte de Corrientes, se comenzó con la cosecha, aunque los rindes no son óptimos, y se espera que esta semana se comience también en Formosa”.

Según Linares Luque, “la producción de arroz viene de ser castigada por el clima”. “En materia de rindes no somos muy optimistas aunque estaríamos alcanzando los niveles históricos de 6.500 kilos por hectárea pese a la inversión dispuesta por la producción”, agregó.

“La perspectiva de precios en los mercados internacionales no es la mejor aunque la Argentina hizo esfuerzos para sostener sus ventas al exterior a partir de establecer un plus en sus precios”, explicó el directivo de Fedenar.

Fuera de Corrientes, el inicio de 2017 no fue auspicioso para otras provincias arroceras. En el caso de Santa Fe, tuvieron que corregirse -hacia la baja- las estimaciones previas para el cultivo, ya que el exceso de lluvias causará problemas en los rindes que se obtengan.

También Entre Ríos, por los mismos motivos, debió recortar casi un 7% su superficie, la cual se fijaría en 64 mil hectáreas para el arroz, mientras que Corrientes logró mantenerse estable.

DyN

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad