28 de enero de 2017 10:26 AM
Imprimir

Arroz agroecol贸gico: todo para dar y una alternativa con mucho potencial

Desde que comenzaron las primeras experiencias en 2008 el cultivo pr谩cticamente no evolucion贸. Pese a que el Estado invirti贸 en herramientas para procesar la cosecha y el mercado se torna cada vez m谩s demandante, hay menos productores que al inicio.

Luego de un primer intento, que comenz贸 en 2008 y dur贸 tres a帽os, la producci贸n de arroz agroecol贸gico en la costa santafesina busca recobrar impulso de la mano de nuevas condiciones que ofrece el mercado y el apoyo de instituciones p煤blicas y privadas, que aportan herramientas para potenciar la actividad.

Actualmente la tendencia a una alimentaci贸n saludable y libre de agroqu铆micos multiplic贸 el n煤mero de consumidores 谩vidos de esta mercader铆a, que adem谩s est谩n dispuestos a pagar el triple de lo que vale su equivalente convencional. Al mismo tiempo, la presi贸n social sobre las pulverizaciones empieza a restringir cada vez m谩s la agricultura en zonas periurbanas, liberando parcelas para llevar adelante estos planteos.

En San Javier, 9 a帽os atr谩s un grupo de 6 peque帽os productores dieron los primeros pasos de la mano del Programa Social Agropecuario pero hoy son apenas 4 quienes perseveran. Entre todos suman casi 10 hect谩reas cultivadas con dos variedades especiales, consideradas gourmet: yaman铆 (ancho corto, especial para sushi) y jazm铆n (largo fino y arom谩tico). En todos los casos, adem谩s, cuentan con la ayuda de productores arroceros tradicionales que les permiten tomar agua de sus valetones para el riego.

Los asisten la Secretar铆a de Agricultura Familiar de la Naci贸n (SAF), que financi贸 la construcci贸n de un centro procesador que incluye un peque帽o molino y una envasadora al vac铆o; el Ministerio de la Producci贸n de Santa Fe, que a trav茅s del ingeniero Rodolfo Vicino aporta asesoramiento t茅cnico; e instituciones conservacionistas como Aves Argentinas, que el a帽o pasado solvent贸 la nivelaci贸n del campo de dos productores.

A pesar del acompa帽amiento persisten varios desaf铆os. El manejo agron贸mico contin煤a en fase experimental y el principal enemigo a vencer, que son las malezas, demanda una gran precisi贸n en la administraci贸n del agua. Algunas fallas en este aspecto, sumado al ataque de p谩jaros, auguran rindes menores a los deseables para esta campa帽a. Raz贸n por la cual ya se piensa en los ajustes que har谩n la pr贸xima, como el achicamiento de las parcelas. Sin embargo el mayor desaf铆o de quienes empujan este proyecto sigue siendo el mismo de siempre: seducir a una cantidad mayor de campesinos para que se animen a producir.

Ecol贸gico y justo

La m茅dica veterinaria Natalia Sosa, t茅cnica de terreno del Equipo Costa de la delegaci贸n Santa Fe de la SAF, resumi贸 a Campolitoral que la idea inicial del arroz agroecol贸gico en la provincia fue que las familias campesinas del norte provincial y San Javier pudieran realizarlo para autoconsumo y venta de excedentes. 鈥淎l principio -record贸- se planteaban parcelas de 500 o 1000 metros cuadrados y el Ministerio de Desarrollo Social otorg贸 microcr茅ditos para hacer perforaciones para el riego鈥. En 2009 se compr贸 en Brasil un molino de baja escala, con capacidad para procesar 150 kilos por hora de arroz c谩scara.

Pero el universo de emprendedores se fue achicando hasta que en 2011 qued贸 s贸lo uno, N茅stor Leones, el 煤nico que siempre se mantuvo en la actividad hasta hoy. A partir de entonces el eje cambi贸 hacia una idea m谩s comercial, agrandando parcelas y comenzando a sembrar en lugar de plantar a mano. Y en 2015, con una inversi贸n de $850.000, se construy贸 en los terrenos del vivero municipal la planta procesadora, donde se aloj贸 el molino y una envasadora al vac铆o.

A pesar de haber poca producci贸n, los canales comerciales se desarrollaron gracias al inter茅s de la demanda, constituida por actores de la econom铆a solidaria. 鈥淪on canales cortos, sin intermediaci贸n鈥, explic贸 Sosa. Por ejemplo cit贸 la Cooperativa de Trabajo Iriarte Verde de Buenos Aires, la Red de Comercio Justo de Rosario o Poroto Santto, una organizaci贸n de Fisherton que elabora alimentos en base a materias primas ecol贸gicas. Como la relaci贸n excede lo comercial, muchos de estos compradores visitan peri贸dicamente a los productores para conocer tambi茅n sus condiciones de vida.

Leones, que junto a otros productores constituy贸 la Cooperativa El Progreso y administra la planta procesadora, indic贸 que se trata de una relaci贸n basada en la confianza pero lament贸 que los pedidos superen ampliamente la capacidad de producci贸n local. 鈥淎 Buenos Aires mandamos 800 kilos hace poco, pero te piden 3.000 o 4.000 kilos; hemos mandado a San Luis, C贸rdoba, Reconquista, Paran谩, Santa Fe, La Plata; tenemos cantidad de pedidos pero mandamos poquito鈥.

Al respecto, Sosa reconoci贸 que 鈥減reocupa que haya tan pocos productores, porque es muy grande la inversi贸n del Estado鈥 para promover este modelo productivo. Frente a ello, se plante贸 la necesidad de una mayor difusi贸n del proyecto; establecer alianzas entre productores, incluso con los grandes que puedan ceder una parcela a un empleado; o retomar la financiaci贸n para hacer perforaciones en planteos de menor escala.

Negocio en los bordes

A nivel de campo, el esquema agroecol贸gico es bastante m谩s complejo que la sola eliminaci贸n de qu铆micos (fitosanitarios y fertilizantes). Sosa explic贸 que, adem谩s, implica incorporar pr谩cticas que aseguren el reciclaje de nutrientes, como rotaciones de cultivos, integraci贸n con ganader铆a (por ejemplo bajo Pastoreo Racional Intensivo), abonos verdes mediante siembras de leguminosas o incorporaci贸n de enmiendas. Tambi茅n la utilizaci贸n de corredores biol贸gicos que sean hospederos de insectos ben茅ficos para la polinizaci贸n o el control biol贸gico de plagas.

Leones, que cuenta con 3 hect谩reas arrendadas, y Jorge Barrios, que explota 5 hect谩reas propias, eran hasta esta campa帽a los 煤nicos productores de arroz libre de qu铆micos. Son vecinos en Colonia Francesa y ambos toman agua del valet贸n de la Cooperativa de Villa Elisa y fueron los beneficiarios del 鈥渘ivel cero鈥 que financi贸 Aves Argentinas. Este a帽o, por invitaci贸n de Natalia Sosa, se sumo la sociedad que componen la ingeniera ambiental Ayel茅n Muchiutti y Juan Carlos 鈥淏ochi鈥 Walter, sobre 2.5 hect谩reas periurbanas que les alquil贸 el productor Mario Mounier, quien tambi茅n les permite tomar el agua de su valet贸n.

Para Rodolfo Vicino el planteo es una interesante salida econ贸mica para 鈥渦n mont贸n de lotes bald铆os鈥 que hay en los alrededores de la cabecera departamental. Adem谩s destac贸 que 鈥測a hay varios productores tradicionales curioseando鈥 el esquema agroecol贸gico, que tiene muy bajo costo y altos precios de venta. El a帽o pasado, dijo, Leones y Barrios vendieron la cosecha de yaman铆 y jasm铆n en un rango de $30 a $35 pesos el kilo, mientras un arroz tradicional vale $10 al consumidor.

Muchiutti explic贸 a Campolitoral que 鈥渓a idea es hacer menos laboreos que en un convencional para no desestructurar tanto la tierra y evitar la erosi贸n鈥, aunque igual se hace arado, nivelaci贸n y taipas. 鈥淒espu茅s -detall贸- inundamos los lotes para que no nazca la maleza y luego pregerminamos las semillas y sembramos la voleo鈥. En ese momento se diminuye el nivel del agua, sin perder el pelo, para que las semillas se anclen.

4-5_2_P1320079.jpg

Equipo. Francisco, Ayel茅n y Bochi, en el lote periurbano de Mounier, los m谩s nuevos en el sistema. Foto: Juan Manuel Fern谩ndez

Eficiencia y escala

Como la provisi贸n de agua se hace desde el valet贸n del vecino y tuvieron una interrupci贸n en el suministro -el propietario cort贸 el bombeo desde el r铆o por las intensas lluvias- se sec贸 buena parte del lote, posibilitando el nacimiento de la maleza. Esta situaci贸n oblig贸 a tener que desmalezar a mano, un proceso arduo que demand贸 la contrataci贸n de mano de obra externa. 鈥淟o ideal es que nunca baje el agua; si eso (mantener el nivel ) hubiera sido posible, tendr铆amos casi nada de maleza, como se ve en los punto m谩s bajos que no se secaron鈥, explic贸 la ingeniera.

Depender de la provisi贸n de agua de un tercero quiz谩s sea la mayor debilidad del planteo, ya que el nivel h铆drico es la herramienta clave para controlar las malezas. Para enmendar este riesgo los productores apuntan a una transplantadora que permita sembrar plantines m谩s desarrollados (con 20 d铆as) con mayor nivel de agua 鈥測 le ganamos al tiempo del valet贸n, que ahora es lo que nos est谩 demorando la siembra鈥, dijo Muchiutti.

Al respecto Natalia Sosa mencion贸 que en 2008 el Instituto de Investigaci贸n y Desarrollo Tecnol贸gico para la Agricultura Familiar (IPAF) desarroll贸 una m谩quina de tracci贸n a sangre (deb铆a empujarla el productor) que no dio buenos resultados y hoy est谩 siendo reformulada (para incorporar un motor que la autopropulse) por t茅cnicos de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNL en Esperanza.

Mejorar la implantaci贸n y el control de malezas ser铆a el gran paso para elevar los rendimientos, que hasta el momento son demasiado bajos en comparaci贸n con el potencial. Sosa indic贸 que cuando surgi贸 este proyecto se evaluaba que una familia con 500 metros cuadrados podr铆a llegar a cosechar 500 kilos de arroz. 鈥淐uanto m谩s chica es la parcela el rendimiento es mayor鈥, dijo, porque es m谩s f谩cil y preciso el manejo (por ejemplo desmalezar a mano). Por lo tanto, adelant贸 que para la pr贸xima campa帽a analizar谩n achicar las parcelas para poder plantar a mano y mejorar la productividad.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Litoral

Publicidad