29 de enero de 2017 03:23 AM
Imprimir

México : Agro, víctima del cambio climático

La producción disminuyó en un 30 por ciento en la mayoría de los cultivos, situación que podría empeorar en 2017 ante la falta de horas frío, afirma líder campesino .

Desde hace 30 años, Chihuahua es testigo de las variaciones climáticas que ha generado el calentamiento global, lo que afecta principalmente la producción agropecuaria y, con ello, el abasto de alimentos.

Heladas atípicas como la de 2011, cuando la capital quedó congelada a menos 18 grados, y la sequía que en 2012 derivó en una crisis alimentaria en la sierra al detenerse el cultivo de maíz y frijol, son algunos de los fenómenos que han puesto en alerta al estado.

Sin embargo, cada año se hacen más evidentes los cambios en las estaciones con veranos intensos, menos lluvias e inviernos calurosos en las ciudades.

Para John Olson Gallo, catedrático de climatología en la facultad de Zootecnia de la Universidad Autónoma de Chihuahua, el cambio climático ya es una tendencia en las fronteras norte y sur del país.

En el caso de Chihuahua, se traduce en sequía y desertificación por la falta de humedad en invierno y de precipitaciones en verano.

Recordó que antes, mayo era considerado como el mes más caluroso, ya que de junio a septiembre las lluvias aminoraban las temperaturas, mientras que ahora el termómetro supera los 45 grados en julio.

“Hay cambios muy marcados. Cuando yo era niño, todos los inviernos eran de jugar en la nieve, eso a mis hijos les tocó muy poco y a mis nietos, prácticamente nada. Sí hay un cambio, pero es muy difícil pronosticar cuánto podrá durar”, dijo.

Cae cultivo un 30 %

De 2014 a la fecha, la producción agrícola disminuyó en un 30 por ciento en la mayoría de los cultivos por efectos del cambio climático, situación que podría empeorar en 2017 ante la falta de horas frío, afirmó el líder campesino Heraclio Rodríguez.

Aunado a ello, dijo, ya comenzaron a desatarse varias plagas como la del picudo, que este año le pegó al algodón; mientras que la araña roja pasó del maíz a la avena.

Señaló que el cultivo más afectado será el maíz, ya que los productores ni siquiera han podido preparar las tierras y muchos de ellos están pensando en no sembrar por el aumento en los costos de producción, pues por hectárea traen una pérdida de mil 900 pesos.

“Tenemos muchos problemas ahora, pero la falta de frío, de invierno, nos está generando muchas plagas y enfermedades que se combaten con la preparación de tierras a tiempo, porque las bajas temperaturas congelan a las larvas, pero ahora muchas tierras no se han podido preparar”, indicó.

La ganadería no es ajena a la situación, ya que la poca humedad durante el invierno y el retraso del temporal lluvioso, generaron la pérdida de por lo menos 25 mil cabezas de ganado durante 2016, donde los municipios más afectados fueron Ascensión, Villa Ahumada, Buenaventura y Casas Grandes.

Refirió que el cambio climático se suma a la depreciación de la moneda, la baja de precios de compra a los campesinos y, en contraste, el aumento para el consumidor final, pues productos como el arroz pasaron de los 13 a los 26 pesos el kilo en los últimos tres meses.

“El 2017 será un año muy difícil, porque mientras baja la producción por efectos del cambio climático, también nos incrementan los costos por la devaluación, y los más golpeados somos los productores y los consumidores”, dijo.

Frío incrementa costos

La pérdida de horas frío se puede remediar con productos químicos para los nogales y los manzanos, pero su aplicación disparará los costos de producción entre un 15 y 20 por ciento.

Ricardo Márquez, presidente estatal de la Unión de Fruticultores de Chihuahua (Unifrut), reconoció que existe una gran preocupación, ya que este invierno se ha caracterizado por temperaturas templadas y días calurosos.

Esto implicará el uso de compensadores químicos que mejoren la brotación durante la primavera y, aunque no limita la producción, no habrá ganancias, ya que el costo de producción no se reflejará en el precio al consumidor.

Temen heladas tardías

Otro de los efectos del cambio climático es la presencia de heladas atípicas que cada año son más comunes, agregó Tomás Uriona Sánchez, presidente de la Asociación Estatal de Nogaleros.

Indicó que este fenómeno puede dañar hasta el 50 por ciento de su producción si se presenta en mayo, cuando los árboles ya brotaron.

Coincidió en que el retraso en el invierno puede solucionarse, pero es difícil estimar cuánto les costará aplicar los compensadores, pues por nogal se requiere acumular de 550 a 650 horas frío.

“Cuando el frío llega tarde, quema las plantas y puede dañar de manera drástica al nogal; luego viene la temporada de lluvias y la preocupación no termina por la sequía. Eso indiscutiblemente imputa a toda la producción, porque no tenemos agua suficiente”, dijo.

Más ecológicos

Para contrarrestar los efectos del cambio climático, es necesario que la sociedad tome conciencia sobre el uso de los recursos naturales y que el Gobierno impulse políticas públicas para la recuperación del suelo y agua, agregó el profesor Olson.

Indicó que es necesario inculcar el cuidado al medioambiente en los niños, desde el nivel básico, y hacer cambios sencillos como ahorrar agua al bañarse, al lavar vehículos, trastes, ropa y siempre regar las plantas durante la noche.

Desde la función pública, dijo lamentable ver que, en un estado desértico lastimado por la sequía, el área de servicios municipales riegue los parques y camellones durante el día.

“Pienso que falta mucho trabajo que hacer desde la educación. Los maestros deberían ver cómo comunicarles a los niños la importancia de la conservación, porque de ellos dependerá nuestro futuro; pero también es necesario que el Gobierno sea el primero en dar el ejemplo”, concluyó

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad