29 de enero de 2017 13:33 PM
Imprimir

Bolivia libre de la gripe aviar ve con preocupación a Chile

Se extiende por "tiempo indefinido" el cierre de fronteras a los productos avícolas de origen chileno. El Senasag intensifica los controles en granjas y humedales

La detección de un segundo caso de gripe aviar en Chile ha elevado la alerta en Bolivia que determinó, mediante el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag), cerrar, ahora por tiempo indefinido, la importación de productos avícolas de ese país y controlar rigurosamente los pasos fronterizos.

Bolivia cuenta con el status sanitario de “país libre de gripe aviar”, sin embargo los brotes del virus en Chile preocupan, por tratarse de una enfermedad altamente contagiosa y mortal para la avicultura. Similares medias de control están tomando países como Paraguay, Perú y Argentina.

El responsable nacional de Seguridad Avícola, Omar Benavides Céspedes, afirma que luego del segundo caso de Gripe A, confirmado en una granja de pavos chilena, han intensificado los controles en las fronteras, en las granjas del país y en las cercanía de lagunas y humedales donde se podría encontrar la presencia de aves migratorias portadoras del virus.

“Estamos atentos a todas las actividades que puedan realizar en Chile en procura de erradicar el foco. Para eso se requiere al menos 130 días, pero eso se puede prolongar, por tanto, la resolución que tenemos es por tiempo indefinido”, afirmó Benavides Céspedes. La influenza o gripe aviar es una enfermedad vírica que afecta a todo tipo de aves, pero con mayor mortandad a las de granja, por estar agrupadas en grandes poblaciones. El virus tiene la suficiente potencia, dependiendo de su mutación, para infectar a cerdos, gatos y otros mamíferos, incluso a los seres humanos, advierten organizaciones científicas.

LIBRE DE VIRUS Bolivia tiene la calificación de “país libre de gripe aviar”. El Gobierno y los empresarios del rubor avícola ejecutan una serie de medidas coordinadas para proteger al sector de esta y otras amenazas.

“Nunca hemos tenido un brote de gripe aviar. Solo el año pasado hemos monitoreado más o menos 745 granjas a nivel nacional y se han tomado unas 16 mil muestras para los laboratorios y todas han salido negativas”, dijo el responsable de Sanidad Avícola. Las aves migratorias, que en esta época del año vienen de Norte América al Sur, son un factor de riesgo para el contagio de la Gripe Aviar. Por ese motivo, el Senasag realiza también controles en los entornos de las lagunas y los humedales.

En las fronteras y aeropuertos se controla que los viajeros que llegan de Chile no introduzcan al país productos avícolas, como ser embutidos, plumas y otros. Además se controla, mediante declaraciones juradas, que no hayan estado en las zonas de riesgo.

El jefe nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, Rodolfo Rocabado, indicó también que se fortaleció la vigilancia en las fronteras para evitar el ingreso de las gripes “inusitadas” a territorio boliviano, como la H1N5 y H7N9, ante los casos registrados de “gripe aviar” en una granja de pavos en la región de Quilqué, Chile.

EMPRESAS El rubro avícola es uno de los más avanzados en el país, con medidas sanitarias rigurosas para proteger sus granjas.

El representante de los avicultores Willy Soria informó que las granjas cuentan con mecanismos de control sanitario propios y que trabajan en estrecha relación con el Senasag. “No hay gripe aviar en Cochabamba ni en Bolivia, tenemos nuestros controles y el Senasag tiene una importante logística”.

 

Enero 2017

El Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) emitió una resolución, el 6 de enero, en la que prohíbe la importación de productos avícolas de Chile, entre esos: Aves vivas, carne, huevos, plumas, insumos genéticos.

Además, pide no recibir visitas de personal técnico del rubro, de ese país, mientras dure la alerta.

 

Exportaciones protegidas

Al ser un “país libre de gripe aviar”, Bolivia tiene protegidas sus exportaciones de productos avícolas y la sanidad del consumo interno.

“Todas las medidas de precaución para proteger al sector son importantes, porque en caso de presentarse un brote de gripe aviar las pérdidas para el sector empresarial y para el país serían enormes”, dijo el responsable nacional de Seguridad Avícola, Omar Benavides.

Actualmente, Chile se encuentra imposibilitado de vender productos avícolas a otros países, hasta que erradique el virus.

En Bolivia hay alrededor de 3.300 granjas de pollos y se produce un promedio de 200 millones de pollos por año.

Las exportaciones de carne de aves llegaron a los 1.300.000 kilogramos, aproximadamente, el año pasado. La población boliviana tiene un elevado consumo de este tipo de carne. El nivel per cápita llega a los 43 kilogramos, según datos oficiales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad