31 de enero de 2017 01:16 AM
Imprimir

España : Búfalos, avestruces o camellos, exotismo ganadero para emprender

En España hay ejemplos de ganaderías atípicas cuyos propietarios han encontrado un sustento económico. Conocemos el día a día de algunas de ellas.

El mapa ganadero español lo conforman fundamentalmente granjas avícolas, porcinas, ovinas y bovinas pero en ese mapa hay hueco para otras explotaciones poco conocidas, más exóticas, que dan también sus frutos y sirven de sustento económico para sus ganaderos.

Búfalos de aptitud cárnica a escasos kilómetros de la Puerta del Sol; camellos con aprovechamiento ganadero y turístico en el parque nacional de Timanfaya (Lanzarote) o avestruces cuya carne y huevos son objeto de deseo en un pueblo granadino con menos de 2.000 habitantes.

Tres ejemplos analizados por Efeagro de ganaderías alternativas que demuestran la existencia de productores que deciden emprender y romper con la estructura ganadera clásica española.

 

Búfalos cerca de la Puerta del Sol

Ángel González es testigo a diario de una estampa singular: sus 30 búfalos pastando tranquilamente mientras al fondo se divisa el ‘skyline’ de Madrid; un contraste al que ya se ha acostumbrado tras más de 15 años criando, junto a su padre, estos animales para producir una carne cada vez más demandada.

Los búfalos tienen un calendario de vacunación y requisitos sanitarios y alimentarios similares al ganado vacuno

Cada año incorpora unas siete crías de búfalo y el sacrificio de las mismas se hace bajo demanda porque la carne de uno de estos bóvidos sirve para abastecer a dos restaurantes a la vez e incluso para elaborar hamburguesas y venderlas en el ‘food truck’ que González tiene para participar en eventos gastronómicos por la Comunidad de Madrid.

Estos animales –de carácter “muy noble” en palabras de su propietario-, tienen un calendario de vacunación y requisitos sanitarios y alimentarios similares a los del ganado vacuno pero con algún que otro capricho: proveerles de charcas en verano para que puedan refrescarse.

 

Apuesta por los camellos

Francisco Fabelo cuidando un camello canario. EFEAGRO/Cedida por F.B.

Francisco Fabelo cuidando un camello canario.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lejos de allí, en las Islas Canarias, el camello conforma un sector ganadero con 40 explotaciones cuyos propietarios hacen las veces de criadores y gestores turísticos porque combinan el cuidado de los animales en sus granjas con otra actividad económica: ofrecer paseos a turistas, principalmente en el parque nacional de Timanfaya (Lanzarote), para lo cual recorren cada día 24 kilómetros.

Francisco Fabelo es el presidente de la Asociación de Criadores de Camello Canario que vela por el cuidado de esta especie autóctona en peligro de extinción de la que actualmente hay unas 900 cabezas censadas.

Junto al uso turístico, también hay aprovechamiento cárnico en aquellos animales que tienen que ser sacrificados y ya hay algunos ganaderos que están adaptando sus instalaciones para producir leche de camella, según indica.

La mayor parte del manejo de estos animales en la granja se hace con el camello sentado debido a su envergadura y en cuanto a los cuidados sanitarios, se trata de un animal “resistente a enfermedades” y la atención se centra en la protección de su piel frente a parásitos como los que causan la sarna o la tiña.

 

 

Ganadero de avestruces

En el noreste de la provincia de Granada, más concretamente en Cuevas del Campo, Antonio Jesús Pérez se afana día a día en sacar adelante su ganadería de avestruces que inició en 1996.

Una finca española dedicada a la cria del avestruz comercializa. EFE/Archivo. Óscar Pipkin

Una finca española dedicada a la cria del avestruz.

 

 

 

 

 

 

 

Vende los huevos (cada uno equivale a 24 huevos de gallina) y la carne (rica en hierro y baja en grasa) a restaurantes de toda España gracias a 60 aves reproductoras que le han permitido tener este año 150 animales para sacrificio y espera que estos volúmenes sigan aumentando.

El avestruz se somete a controles rutinarios de salmonella e influenza aviar, se alimenta con pienso a base de cereales y “mucha” alfalfa y, entre los datos productivos, cabe destacar que cada hembra pone unos 50 huevos al año.

Ganaderías atípicas, salpicadas por la geografía nacional, que dan una nueva visión del sector agroalimentario español y de la capacidad de estos emprendedores para buscar alternativas en el campo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EFE

Publicidad