31 de enero de 2017 11:39 AM
Imprimir

Otra época: Hilton para amigos de Peña y Cabrera, sufren los de Moreno

Las carnes argentinas de calidad retoman su destino exportador de otros tiempos y, además de cumplir con la cuota Hilton para entrar en Europa, tiene los deberes hechos para ingresar en Estados Unidos, si recibe la luz verde del nuevo presidente Donald Trump. El año pasado, la administración macrista no logró cumplir con el cupo asignado por falta de novillos terminados, pese a que había mejorado 4,2% respecto del ciclo anterior, pero esta vez sí cubre las 30.000 toneladas que le tocan al país. Pero en 2016 se recuperó la dinámica exportadora y en 2017 se espera que la cumpla íntegramente. La adjudicación que hizo la Ucesci de la cuota Hilton benefició a allegados a la Casa Rosada. Uno, supermercados Coto, conspicuo colaborador de la cartera de Producción, a cargo de Francisco Cabrera, y el otro, La Anónima, familia directa del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y del secretario de Comercio, Martín Braun, mientras perjudicó a amigos de Guillermo Moreno.

N. de la R.: El origen de la cuota Hilton se remonta al año 1979, durante la llamada Ronda de Tokio de la ex GATT (General Agreement on Tariffs and Trade o Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio, hoy día Organizacion Mundial de Comercio), rueda de negocios que organizó la cadena de hoteles Hilton. Varios países se quejaron por las crecientes exigencias y requisitos de la Comunidad Económica Europea al ingreso de los productos agropecuarios. Entonces se acordó un cupo anual de ingreso de carne vacuna de gran calidad desde los países extracomunitarios. La carne debe ser de primer nivel. Desde diciembre de 2011, la Argentina está habilitada para exportar 29.000 toneladas anuales, con una compensación de 500 toneladas para los siguientes 4 años, y una cuota adicional de 200 toneladas para carne de búfalo.

 

Ya con Mauricio Macri en el gobierno, el año pasado fue el 8vo. consecutivo que el país incumplió con la cuota Hilton, de cortes vacunos de alto valor con destino a Europa, debido a la falta de novillos de exportación: a julio pasado se habían despachado 20.876 toneladas, de las 29.000 del cupo.

La experiencia se capitalizó y esta vez, para el período comprendido entre el 01/07/2016 y el 30/06/2017, la Unidad de Coordinación y Evaluación de Subsidios al Consumo Interno (Ucesci), que es la continuación de la disuelta ONCCA (Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario) que Guillermo Moreno y Ricardo Echegaray habían convertido en zanahoria para amigos y palo para enemigos, dio a conocer la lista de 29 frigoríficos y 20 establecimientos ganaderos que resultaron adjudicados para abastecer las 29.195 toneladas de cortes enfriados vacunos sin hueso, de calidad superior, asignadas como cuota Hilton para su envío a los países de la Unión Europea (UE).

También en la actual administración se mantuvo la clasificación entre hijos y entenados, ya que fueron adjudicatarias 2 grandes cadenas de supermercados: la unidad frigorífica de Coto, que recibió un cupo de 1.200 toneladas, 463 más que en el ciclo anterior, y la compañía Importadora y Exportadora de la Patagonia (sociedad que controla la cadena de supermercados La Anónima, de la familia Braun, parienta del jefe de Gabinete, Marcos Peña; y del secretario de Comercio, Martín Braun, portador del tradicional apellido patagónico ), que obtuvo 333 toneladas más que el período anterior y logró 2.200 toneladas.

Mauricio Macri y Alfredo Coto.

Mauricio Macri y Alfredo Coto.

Más amigos de la casa, como el frigorífico Rioplatense, de la familia Costantini, se aseguró un total de 1.650 toneladas, unas 450 más que en el ciclo anterior.

Pero el más beneficiado, según la comparación entre ambos períodos, fue el frigorífico Amancay, de la familia Becco, que sumó 500 toneladas, aunque en este caso, en el anterior cupo, no había sido agraciado. Un caso similar fue el del frigorífico Frimsa, que en esta ocasión obtuvo 300 toneladas.

En el tope del listado se volvieron a ubicar 3 grandes establecimientos: Quickfood, controlada por la corporación brasileña BRF (Brasil Foods), con un total de 3.000 toneladas de cupo; seguida por Friar, perteneciente al Grupo Vicentin, con 2.600 toneladas; y JBS, dueña de Swift, con 2.600 toneladas.

El grupo brasileño Marfrig perdió participación, al pasar de 1.600 toneladas a un total de 1.000 tn., debido a su retracción en el mercado local, ya que en 2016 se desprendió de las plantas productoras que tenía en las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba.

Además de Marfrig, los establecimientos que redujeron su cantidad de toneladas fueron Catter Meat (de la familia Genés), con 300 toneladas asignadas (-436), la filial local de la brasileña JBS con 2.600 toneladas asignadas (-403), Compañía Bernal con 1.000 toneladas (-400) y Frigorífico Gorina con 1.850 toneladas (-350).

La taba dada vuelta

No tuvieron la misma suerte, según cita el sitio ValorSoja, el Frigorífico Gorina, controlado por Carlos Riusech, propietario junto con Arre Beef y Viande (Ecocarnes), de Compañía Bernal, cuya creación había sido gestionada por el ex secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, durante el período kirchnerista.

Carlos Riusech, CEO de Frigorífico Gorina y vicepresidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC.

Carlos Riusech, CEO de Frigorífico Gorina y vicepresidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC.

Otro que perdió en este ciclo un total de 263 toneladas de cupo fue Arrebeef (de la familia Borrell), mientras que Viande (de Omar Solassi) mantuvo las 1.400 toneladas adjudicadas en 2015/2016.

Evidentemente, haber pertenecido antes dejó de tener privilegios, y pertenecer ahora los tiene.

Del total, unas 1.362 toneladas fueron otorgados a 20 establecimientos ganaderos, entre ellas varias asociaciones del sector frigorífico como la Asociación Argentina de Angus, la Asociación Argentina de Brangus o la Asociación de Criadores de Hereford, así como la de Holando Argentino.

La vigencia del régimen de adjudicación se extendió en 2012 para los ciclos comerciales comprendidos entre 2015 y 2018.

En 2009 se declaró de interés público y económico este cupo tarifario otorgado por la Unión Europea a la Argentina, atento su importancia económica, estratégica y social.

A través de una disposición firmada el 18/01/2017 por el secretario ejecutivo de la Unidad de Coordinacion y Evaluacion de Subsidios al Consumo Interno (UCESI), Gustavo Fernández, el Ministerio de Producción distribuyó las 29.195,1 toneladas disponibles para insertar en Europa este año, de las cuales 2.200 fueron a parar a manos de la familia del secretario de Comercio a través de la firma Importadora y Exportadora de la Patagonia S.A, perteneciente a La Anónima.

De esta forma, la familia íntimamente vinculada al macrismo se hizo de un nuevo récord de exportación para su firma: para 2015/2016 había logrado insertar unas 1.800 toneladas de carne sin hueso de primera calidad en el viejo continente. Sin embargo, para este año, superó la marca: se lleva unas 334 toneladas más, lo que representa un incremento del 17% de un año al otro.

También Coto, una de las firmas que mantiene una muy buena relación con el Poder Ejecutivo, se vio favorecida en el reparto de la cuota Hilton: pasará de haber exportado unas 736,7 toneladas en 2015/2016, a casi el doble en 2017, dado que le adjudicaron unas 1.200 toneladas para esta temporada.

Según detalló el portal Valor Soja, especializado en el tema, en términos nominales, la mayor parte del cupo fue asignada a Quickfood (corporación brasileña BRF) con 3.000 toneladas, mientras que Friar, de la familia Vicentín, obtuvo 2.600 toneladas.

 

 

Regreso a USA

Los exportadores de carne vacuna argentina creen que en marzo o, a más tardar, en abril serán autorizados a volver a exportar a Estados Unidos.

El presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC, en sus siglas en inglés), Mario Ravettino, afirmó que el país ya tiene cumplidos todos los pasos sanitarios requeridos por las autoridades norteamericanas.

Guillermo Moreno, hoy mala palabra en la definición de la cuota Hilton.

Guillermo Moreno, hoy mala palabra en la definición de la cuota Hilton.

En diciembre pasado concluyó una misión de técnicos del Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria de Estados Unidos (FSIS, por sus siglas en inglés), que auditó el sistema de control para exportación de carnes vacunas del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

Tras esta verificación, se espera que, a fin de febrero o en los primeros días de marzo, se dé a conocer el informe final que abriría paso a la reanudación de las exportaciones. Para los técnicos del Senasa, el resultado de ese informe será positivo.

De todos modos, el nuevo presidente de USA, Donald Trump, suspendió por un decreto la aplicación de las últimas medidas sancionadas por la administración saliente, entre las que se encuentra la reapertura del mercado estadounidense a las importaciones de carne desde Argentina.

Los cálculos de los exportadores del país dan cuenta de un mercado de 20.000 toneladas anuales que ingresan sin pagar aranceles. Se estima que representarían unos US$100 millones anuales si se tomaran en cuenta los últimos años en los que el mercado estuvo abierto, en 1999 y 2000.

“Creemos que en principio se exportará carne para hamburguesas y más adelante ingresarían cortes de mayor valor”, dijo al diario La Nación el presidente del ABC.

Los exportadores apuestan a tener la mayor cantidad de mercados abiertos mientras se recompone la producción de animales pesados, que fue desalentada por la administración kirchnerista, al orientar el negocio ganadero sólo hacia el abastecimiento del mercado interno.

En 2005 se llegó a exportar el 25% de la producción de carne vacuna. A partir de entonces comenzaron las regulaciones y prohibiciones y ahora se destina apenas el 8% al mercado externo.

No obstante, el sector privado no pretende ahora un desbalance entre los 2 destinos.

 

Excedentes exportables

La Mesa de las Carnes, que reúne a todos los segmentos de los 4 sectores principales (vacuna, aviar, porcina y ovina), acaba de presentarle a Macri un informe en el que le plantea que para este año se proyecta un excedente exportable global de 800.000 toneladas.

Hace algunas semanas, el Gobierno consiguió la apertura del mercado de Filipinas, que tiene importaciones totales por US$340 millones anuales.

Pero el otro gran objetivo es China. “Hoy es el principal destino en volumen”, dice el presidente del ABC.

Mauricio Macri y Xi Jinping volverán a verse en mayo y las carnes vacunas argentinas deberían ser un tema.

Mauricio Macri y Xi Jinping volverán a verse en mayo y las carnes vacunas argentinas deberían ser un tema.

“Buscamos que se firmen más protocolos sanitarios y se autoricen más plantas para exportar carnes frescas”, agregó Ravettino.

Los empresarios procuran ante el Ministerio de Agroindustria y la Cancillería que cuando Macri viaje a China, en mayo próximo, se obtenga una mayor apertura.

“Los mercados asiáticos son importantes por la mejora del poder adquisitivo de la población, aunque hay diferencias entre ellos, Filipinas paga un promedio de US$ 3.150 la tonelada, mientras que China paga US$ 4.200”, explica. El gigante asiático compró en la Argentina unas 5.600 toneladas.

Respecto de Estados Unidos, los exportadores y la Casa Rosada creen que se han dado todos los pasos necesarios para abrir el mercado, cerrado desde 2001, cuando el gobierno de entonces, el de Fernando De la Rúa, reconoció la existencia de focos de aftosa tras haberlos negado.

Pese a que en años posteriores la Argentina aplicó un plan de vacunación del rodeo vacuno y estaba en condiciones de exportar, Estados Unidos se negó a abrir su mercado.

El progresivo deterioro de las relaciones diplomáticas entre Washington y la administración kirchnerista, sumado a la escasa voluntad de la Casa Rosada de alentar las exportaciones de carne, paralizaron cualquier avance para que la carne argentina entrara en el mercado norteamericano.

No obstante, el gobierno de Cristina Kirchner presentó una demanda en la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra USA por la vigencia de la prohibición.

La OMC le dio la razón a la Argentina y el gobierno de Barack Obama, antes que el organismo fijara una penalización, aceptó en 2015 la apertura hacia la Argentina.

Desde entonces se vienen haciendo misiones sanitarias que ahora llegan a su etapa final.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Urgente 24

Publicidad