27 de febrero de 2017 11:35 AM
Imprimir

“Tengo la esperanza de que este año haya una nueva ley de semillas”

Raimundo Lavignolle preside el Instituto Nacional de Semillas desde el 2014. Asegura que con la nueva norma se buscará mejorar la proporción de semilla fiscalizada que se comercializa.

1- ¿Qué opinión tiene sobre el nuevo rol que está asumiendo el Instituto Nacional de Semillas (INASE)?

El INASE fue reforozado en varios aspectos. Por un lado, con el apoyo del Ministerio de Agroindustria en todo lo que concierne a las acciones de control del mercado ilegal de semillas y, por otro, en el fortalecimiento económico gracias al incremento todos los aranceles del organismo. Ahora, la entidad se autofinancia con recursos propios, algo que antes no sucedía. Con la combinación de ambos factores las acciones de control se pueden llevar adelante de forma sólida.

2- ¿Qué pasaba antes con el INASE?

Principalmente, antes la entidad tenía problemas presupuestario. Contar con recursos propios es muy importante para poder ejecutar las acciones de control, que antes no se ejercían completamente.

3- Lo que se viene por delante es la Ley de semillas de autógamas. ¿Cuáles son los aspectos fundamentales de esa futura normativa?

Hay cuatro pilares, en los cuales hay acuerdo entre todos los actores que están interactuando para el texto de esta Ley. El primero de ellos es que todos están dispuestos a la llegada de más tecnología y a pagar por ella; el segundo aspecto en el que coinciden es que la tecnología se pague con la compra de la semilla; en tercera instancia, que el control lo haga el Estado y, el último, que ese control lo instrumente el INASE. Luego, se presentaron diversos proyectos de ley, pero tengo la esperanza de que haya una nueva ley de semillas este año. Esto generará un mayor incentivo para uso de la tecnología, que esté puesta al alcance de los usuarios y beneficie el desarrollo agrícola del país.

4- ¿También hubiera sido posible ajustar la vieja ley para acelerar los tiempos?

La Ley que tenemos es muy buena. Al momento de su sanción, en la década del ‘70, fue vanguardista, pero las prácticas cambiaron y la tecnología avanzó. Y por eso hay que cambiar la legislación y ajustarla completamente a la realidad que tenemos actualmente, que se trata de una Argentina que tiene una agricultura de punta y altamente tecnológica.

5- Al respecto y recientemente, el Instituto publicó datos sobre la proproporción de semilla de soja fiscalizada sembrada esta campaña. ¿Qué opina sobre ellos?

Son datos muy interesantes, más allá de que la cantidad de semilla legal sembrada es muy baja. Estas son cifras concretas porque en el pasado no había datos sólidos sobre la proporción de semilla legal, lo cual es necesaria para comenzar con el debate sobre la importancia de una Ley de semillas. Además, también deja a las claras que es muy difícil que un sector se pueda financiar cuando solo recibe 20 por ciento de toda la semilla que se siembra.

6- Superada la discusión por esta Ley, ¿cuáles son los próximos desafíos del organismo?

Hay muchos desafíos por delante. Buscaremos extender el fomento de la genética para las economías regionales, con casos emblemáticos como el del algodón, el arroz o las frutas; también brindaremos apoyo al desarrollo de la producción orgánica o de las forrajeras para acercar semillas de mayor de calidad a los productores.

7- ¿Cuáles son los grandes objetivos trazados para el mediano plazo?

Principalmente, bucaremos mejorar la proporción de semilla fiscalizada que se comercializa, también lograr implementar el mejoramiento vegetal en nuevas especies, además de todo lo que tiene que ver con el comercio internacional de semillas, en el cual Argentina tiene un alto potencial. Por otra parte, estamos repensando la función del organismo y, por eso, ya consultamos a diversos actores internos y externos al organismo para determinar los roles que debemos adquirir en el futuro. Así conseguiremos un organismo que funcione de forma más planificada y transparente. Al fin y al cabo, buscamos un instituto que no sea grande, sea altamente eficiente y con personal muy capacitado.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Clarin

Publicidad