6 de marzo de 2017 11:12 AM
Imprimir

Creció 135% la importación de carne de cerdo en el primer bimestre del año

En enero y febrero se importaron 6977 toneladas de carne porcina, a promedio de $ 2800 la tonelada. Representa una pequeña proporción de lo que se consume.

En los dos primeros meses del año se concretaron importaciones de carne de cerdo por 6977 toneladas, una diferencia de más de 4000 toneladas contra el primer bimestre del año anterior, cuando representaron 2971 toneladas. El cálculo evidencia un crecimiento del 135%, y se puede explicar, además de la apertura de importaciones, por el crecimiento del consumo de este tipo de carne, en los últimos años.

Los datos, difundidos por la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP), agregan que el valor promedio de las toneladas importadas fue de alrededor de $ 2800, por lo que en los dos meses se compró mercadería por cerca de $ 20 millones. Para el caso de febrero, los productos que elevaron las cantidades importadas, respecto al mes anterior, fueron por ejemplo el jamón en trozos, la panceta y el tocino, a pesar de que fue en enero cuando se concretó la mayor entrada de productos, con 4295 toneladas (y cerca de 2600 en febrero).

“Esta cifra de importaciones se acerca a la expectativa de exportación del sector para todo 2017, por lo que la balanza comercial este año va a seguir siendo negativa y las perspectivas no son buenas”, había afirmado en declaraciones hace unos días Juan Uccelli, Presidente de la AAPP, que agregó: “La procedencia es mayoritariamente de Brasil y también de Dinamarca, que por el boicot de Rusia a la Unión Europea tiene un exceso de producción y en seis meses debe liquidar el stock a precio de oportunidad para sacársela de encima. Y un lugar para venderlo es Argentina”, destacó.

Si bien el número de crecimiento de importaciones parece exagerado, en cuanto al porcentaje, vale aclarar que los cortes provenientes del exterior apenas representaron el año pasado, algo más del 3% en el total del consumo local. Sin embargo, lo que preocupa a los empresarios del sector es el crecimiento de la dinámica importadora.

En base a datos provistos por la Bolsa de Cereales de Córdoba (Bccba), tanto la producción como el consumo de carne porcina tocaron su techo en 2016. Así, la producción de carne de cerdo superó por primera vez las 500.000 toneladas en el país, lo que implicó un crecimiento del 6% frente a 2015. Esto se traduce en un consumo promedio de 12,5 kilogramos al año por persona, lo que confirmó la tendencia de incremento ininterrumpido en el consumo de este tipo de carne en los últimos 15 años.

La preocupación, además de los crecientes números de importación de cortes, pasa también por una pérdida de rentabilidad, fruto del aumento de costos. En algún sentido, eso se vio compensado con una suba de precios, producto de la inflación, que para la carne porcina rondó el 25% durante el año pasado, por debajo de las alzas que evidenciaron otras carnes como el pollo (50%) o la carne vacuna (40%), según datos aportados por la consultora IES. En total, las importaciones de carne porcina, en todo 2016, habían aumentado un 157%, principalmente provenientes de Brasil, siendo un total de 17.000 toneladas frente a las 7000 que se importaron en 2015, lo que se tradujo en el mayor volumen de los últimos cuatro años.

Por su parte, las exportaciones cerraron el año pasado, según datos del Senasa, en algo más de 11.000 toneladas, enviadas principalmente a países como Hong Kong, Rusia, Chile y Colombia.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: El Cronista

Publicidad