7 de marzo de 2017 00:29 AM
Imprimir

Siete alimentos que crees que almacenas bien, pero no

Estos tips te ayudarán a conservar mejor los alimentos: – Harina. Lo suyo es pasarla de su bolsa de papel (donde se oxida más rápidamente) a un tarro de cristal, de metal o de plástico con tapa hermética. Como la harina integral se pasa antes que la harina blanca (sin el salvado o cáscara), puede ser […]

Estos tips te ayudarán a conservar mejor los alimentos:

  • – Harina. Lo suyo es pasarla de su bolsa de papel (donde se oxida más rápidamente) a un tarro de cristal, de metal o de plástico con tapa hermética. Como la harina integral se pasa antes que la harina blanca (sin el salvado o cáscara), puede ser una buena idea guardarla en el frigorífico, e incluso en el congelador.
  • – Patatas. La gente del campo siempre ha sabido que las patatas se conservan estupendamente en sitios secos, frescos y oscuros. Desde luego, el frigorífico no es lo suyo, porque las bajas temperaturas (por debajo de 7º C) convierten el almidón de las patatas en azúcar, lo que les da un sabor dulzón poco apetecible.
  • – Cebollas. Si, hacen llorar, pero ellas también son sensibles al entorno. Para que te duren más tiempo, guárdalas en un sitio fresco, oscuro y seco en el que circule el aire, ¡pero nunca al lado de las patatas! Cuando cebollas y patatas están juntas intercambian gases y humedad, lo que hace que ambas se estropeen antes. El frigorífico es un buen sitio, con un beneficio añadido: llorarás menos cuando piques esas cebollas.
  • – Quesos curados. Un tupper cerrado no es un buen lugar para un queso curado. Lo suyo es tenerlo envuelto en papel encerado y guardarlo en el frigorífico. Puedes congelarlo, pero te quedará quebradizo y algo harinoso después. Eso sí: no te olvides de  envolverlo de nuevo antes de volver a guardarlo.
  • – Pasta. Aunque la mayoría de la gente guarda la pasta en su envoltorio original, no es lo ideal para que quede “al dente” al cocinarla. Lo mejor es conservarla en tarros de cristal herméticos—¡quedan superdecorativos en la cocina o el comedor!—, para evitar que absorba humedad y pierda textura.
  • – Manzanas. Duran bastantes días a temperatura ambiente, pero si quieres que se conserven varias semanas, mételas en el cajón del frigorífico, eso sí, separadas de las verduras, para que no intercambien gases y se estropeen antes. Por ejemplo, las manzanas hacen que  las calabazas se estropeen rápidamente, por lo que no es una buena idea que estén juntas.
  • – Zanahorias y otras verduras de raíz. Ñame, nabo, rábanos, chirivías, zanahorias… absorben nutrientes directamente del suelo y son supernutritivas. Para conservar sus propiedades, manténlas en sitios oscuros, frescos y con un cierto grado de humedad. Una buena idea es meterlas en el cajón de las verduras del  frigorífico, en bolsas de papel. Si no las envuelves de ese modo, se ablandarán y estropearán mucho antes.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: blogs.mujerhoy.com

Publicidad