8 de marzo de 2017 17:39 PM
Imprimir

Enfriamiento y congelación – El mejor método para mantener y conservar alimentos

La congelación criogénica permite minimizar la pérdida de nutrientes y de peso, junto con preservar inalterables las propiedades de los alimentos. INDURA ha desarrollado técnicas de procesamiento para distintos productos alimenticios, las cuales cumplen con los altos estándares de exigencia que demanda la industria.

A diferencia de muchos materiales inorgánicos y orgánicos que son relativamente estables, los alimentos y otros materiales biológicos se descomponen y se deterioran con bastante rapidez a temperatura ambiente. A temperaturas bajas, la velocidad de crecimiento de los microorganismos se reduce y también logran disminuir la actividad enzimática y las velocidades de las reacciones químicas.

 

Dentro de este contexto, surge la congelación criogénica desarrollada por INDURA, la cual se basa en el uso de nitrógeno líquido o anhídrido carbónico líquido, para procesar diversos tipos de productos, logrando una óptima conservación gracias a las características particulares del servicio. “Generalmente, los alimentos se congelan entre -2º C y -4º C, y durante el tiempo que se requiere para lograr esta baja temperatura, es cuando se forman micro cristales de agua en su interior. Mientras más rápido se llegue a esta condición, mejor será la calidad del producto congelado, la cual se mantendrá al momento del descongelado”, explica Roberto Contreras, Subgerente de Negocios del área Alimentos de INDURA.

 

El profesional señala que una de las grandes cualidades que tiene el uso de la congelación criogénica, es que cumple con los altos estándares de exigencia que demanda la industria alimenticia, “se debe principalmente a generar que los productos no pierdan su calidad y características de vital importancia como el sabor, textura, color y olor”.

 

Ventajas

 

Tomando en cuenta lo señalado y poniendo énfasis en lo importante que es que los procesos de congelación se realicen lo más rápido posible, el método criogénico surge como una alternativa que ofrece mayores ventajas operativas. “Se requiere una menor inversión inicial, posibilita una mayor flexibilidad en la capacidad de producción, necesita menor energía eléctrica, no requiere de grandes espacios y permite una fácil limpieza de los equipos”, comenta el ejecutivo de INDURA.

 

A lo anterior se suma que este sistema permite que se aumente el tiempo de duración de los productos, minimiza el daño de la  estructura celular de los alimentos y no permite el crecimiento de bacterias aeróbicas, entre otros beneficios.

 

El enfriamiento y la congelación ya son un aspecto esencial de muchos procesos de producción y distribución de alimentos. Tendencias claras en la industria, indican que el aumento de la demanda de alimentos congelados y refrigerados continuará. “Esto se debe a que actualmente los consumidores prefieren productos congelados, en porciones que le permitan su consumo individual y que mantengan de mejor manera las características del alimento fresco por un mayor tiempo. La solución criogénica se alza como una gran alternativa para conseguir lo anterior”, argumenta Contreras.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Portal del Campo

Publicidad