10 de marzo de 2017 11:06 AM
Imprimir

EL CAMPO HABLA . . . . . .

… que, en todos los frentes fue una semana muy agitada, y el campo no fue la excepción. Primero los mercados con altibajos, luego la agudización de la crisis lechera y, también el temible clima que volvió a pegar fuerte en el corazón agrícola, con más de 100 milímetros de precipitaciones, constituyeron el combo explosivo […]

… que, en todos los frentes fue una semana muy agitada, y el campo no fue la excepción. Primero los mercados con altibajos, luego la agudización de la crisis lechera y, también el temible clima que volvió a pegar fuerte en el corazón agrícola, con más de 100 milímetros de precipitaciones, constituyeron el combo explosivo que hoy debería enfrentar el presidente Mauricio Macri, si finalmente asiste a la feria agropecuaria en San Nicolás, en el norte bonaerense, acompañado por la gobernadora María Eugenia Vidal. Ella, ya experimentada en estas situaciones (porque visitó,munida de botas de bombero) varias veces zonas inundadas y en desastre agropecuario, no así Macri, que recién hará su debut ” en barro”. Eso, al menos, es lo que esperaban las autoridades de la muestra que la reabren casi exclusivamente para que se concrete la visita presidencial, ya que buena parte de los stands, maquinarias y equipos sufrieron graves daños, entre otras cosas, porque las estructuras hechas para 4 días era imposible que resistieran los vientos huracanados y el temporal que se abatió en la región. Esta vez le fue mejor al jefe de Gabinete, Marcos Peña, que acompañado por el titular de UATRE, había visitado el predio el miércoles, cuando recién comenzaban algunas precipitaciones menores. También Sergio Messa (con clásica foto trepado a la cosechadora), Felipe Solá, el senador Alfredo “Mellizo” De Angelis, Carlos Ritondo, o el titular del Banco Nación, Javier González Fraga, “ganaron” al primerear en la visita el martes, aunque los días más fuertes de asistencia son, justamente, los jueves y viernes, pero esta vez salió mal.

… que, mientras organizadores y empresas trabajaban a destajo desde ayer a la madrugada tratando de salvar algo, y ordenar en medio del barro, algunos funcionarios seguían hablando de la espectacularidad de la muestra, sin enterarse siquiera, de lo que había ocurrido. Lo grave, es que no es la primera vez que sucede y, naturalmente, es lo que justifica que tampoco el Presidente se entere en tiempo y forma y quede expuesto (como ocurrió con el tema de la yerba en el Congreso, y que Macri tuvo que solucionar después, recibiendo a los yerbateros en su despacho de Casa de Gobierno). Algo similar es lo que está ocurriendo con el tema lechero, en problemas desde hace más de una década, aunque ahora además de cerrar tambos, y haber bajado fuertemente la producción, están en jaque muchas usinas. Por eso llamaron la atención las declaraciones de altos funcionarios manifestando “preocupación”, y nuevas promesas de ayuda, dado que el problema es muy viejo y ya pasaron 15 meses desde que asumió la nueva Administración, sin que en ese lapso surgieran ni atisbos de soluciones. Más aún, sólo se apeló al recurso simplista de “subsidiar” precio de la leche a los tambos, dilapidando recursos más que escasos, que no sirvieron para su cometido, porque no sacaban a la producción del quebranto, y que podrían haberse utilizado en alternativas mucho más efectivas. El Gobierno no logró siquiera sentar todavía al hipermercadismo a la mesa de las conversaciones en busca de soluciones, y ahora hasta se muestra “sorprendido” por la deuda que tiene Venezuela con una de las empresas en estado más crítico.

… que, hasta el diluvio, los temas salientes en San Nicolás eran los “drones” y la plasticidad de sus aplicaciones, y las colas en los inmensos stands de bancos -públicos y privados- que aprovecharon la muestra para relanzar sus productos. De todos modos, el volumen de consultas habla a las claras del déficit financiero en el que está inmerso el sector, y por donde pasa uno de los temas clave para concretar el crecimiento que podría tener el campo. El otro, sin duda, es la presión tributaria que desespera cada día más y que estuvo presente en, prácticamente, todas las mesas de debate y entrevistas que se hicieron. El propio De Angelis reconoció, no sólo que no se podrá esperar demasiado del Congreso Nacional este año (ya que los legisladores, nuevamente, parece que se van a abocar a la campaña proselitista), sino que de los temas pendientes, los más difíciles de salir son justamente los que tiene que ver con los impuestos, o con exenciones, tal el estratégico proyecto que toma a cuenta de Ganancias parte de los montos que se apliquen a la compra de fertilizantes y que permitiría una más rápida recuperación del capital suelo y aumentar los rindes. Sin embargo, parece que estas leyes llevan el OK previo del mismísimo Macri.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Ambito Financiero

Publicidad