12 de marzo de 2017 11:02 AM
Imprimir

Como cada año, Expoagro se constituyó en tribuna para la dirigencia del sector agropecuario. A diferencia de la anterior, cuando el giro político nacional era tan reciente como bienvenido, ahora hubo balance de lo actuado por la gestión de Mauricio Macri y planteos concretos.

La suba se sentirá a partir de la semana que viene y la atribuyen a las lluvias, que impiden sacar los animales hacia el Mercado de Liniers. Justificaciones.

La semana que viene comenzará con un incremento anunciado: 15% para la carne vacuna. 

La suba, ayer ya la puntearon los mayoristas de la provincia quienes colocan como la causa crucial las abundantes lluvias en los campos de Buenos Aires, que impiden que las cabezas  puedan ser transportadas por las rutas y lleguen al Mercado de Liniers.

Para el empresario José Michelli del Shopping de la  Carne, el incremento está justificado ya que el precio de la carne no ha tenido alteraciones como otros artículos de consumo masivo.

“Es un producto que hace seis o siete meses que no se mueve. No hemos tenido prácticamente variaciones, la carne se ha mantenido con el precio que teníamos. Ha habido aumentos de sueldos, de luz, gas y de costos -como el combustible- y la carne no se ha movido. Los mataderos tienen también sus costos para faenar. Tampoco creo que aumente muchísimo. Se estaba haciendo un promedio de $ 31 pesos y hoy está siendo fijado a $ 33,80; el novillo en pie. Trasladarlo hasta el gancho es otro porcentaje más alto”, explicó Michelli.

La realidad alcista de la carne en la provincia comenzó la semana anterior, cuando el precio mayorista de la carne comenzó más fuerte su curva ascendente.

Ayer el incremento terminó de confirmarse con el ingreso al mercado de Liniers de sólo 6 mil cabezas, cuando normalmente son 12 mil los animales diarios que ingresan para su comercialización.

“La inundación está causando mucha muerte de animales, no se puede sacar el ganado y, por lo tanto, ha entrado menos hacienda. Es lógico que el precio aumente”, añadió Andrés Martorell, de Carnes de Mi Campo.

Si los incrementos de la carne ya los están experimentando los mayoristas, el traslado al resto de la cadena es inminente.

Según la visión de Julio Melchor presidente de frigorífico San Javier y vicepresidente de la Cámara de Industria de la Carne y Matarifes de Mendoza la suba de la carne además del factor climático obedece a otro factor como el aumento de la cuota de exportación de la producción del país hacia la Unión Europea.

“La carne a nivel mayorista ya había aumentado el 8% por las ventas al exterior. Cuando se abre la exportación tiende a levantar el precio del consumo interno lo que sucede es que pagan un novillo pesado $ 24  el kilo en pie, y en este momento ese mismo novillo está en $ 33”, explica Melchor.

Para Michelli, también hay un sinceramiento del mercado. “Antes de faenar hay que depositar el IVA y eso antes no se hacía, ahora influye.

Es verdad que se está moviendo un poco la exportación. Pero la carne ha sido un artículo que no se ha movido a la par de otros artículos”, explicó Michelli.

Como otros mayoristas aclara que no venden cortes o piezas de carne sino que comercializan por media res para Melchor como otros hombres del sector el razonamiento es claro: si ellos pagan una media res un 10%en Buenos Aires, luego al llegar de cara a los mostradores de la carnicería o las góndolas de los supermercados el incremento oscila entre 15% hasta un 17% para todos los cortes de carne en la venta minorista.

Justamente desde la carnicería Vera, Nicolás Vera uno de sus titulares afirmó que todos los años en el arranque del ciclo lectivo los precios de la carne aumentan en la provincia.

“Por las lluvias y al haber menos disponible es posible que aumente en promedio entre $ 4 y $ 5 por corte. Pero en invierno el precio se estabiliza para luego volver a incrementarse en la primavera”, explicó Vera.

También admitió que esta semana tuvieron un incremento de $ 2 que no fue trasladado por ellos. “Hay poca venta y si seguimos así la gente va a dejar de comprar”, argumentó el empresario.

En la provincia -y dicho por los mismos mayoristas- existe una oferta abundante de carne que posee una amplitud de precios por lo que ante los aumentos de la carne recomiendan chequear diferentes opciones hasta dar con la opción más conveniente.

 

El pollo ya subió: 30% en quince días

Según el empresario José Michelli la suba de los precios del pollo comenzó la semana pasada en tanto en estos días los incrementos se profundizaron aún más en la provincia. Para colocarlo en números, el mayorista de la carne fijó un acumulado del 30% en los precios del pollo en los últimos 15 días. 

“Es una carne que venía retrasada con sus valores no había aumentado ni siquiera para cubrir los costos de las grandes avícolas de Buenos Aires. Hace unos días el precio mayorista de una caja era $ 23 el kilo”, detalló Micheli.

Para el empresario, los precios deprimidos del pollo hacía que en supermercado o carnicería vendieran el kilo entre $ 25 y $ 30.

El aumento para Michelli era inevitable ya que las avícolas estaban vendiendo la producción a precio de costo y tienen valores que cubrir como aumento de combustible, gas, trabajadores en la faena y empaque.

“Hoy estamos pagando $ 650 la caja de 20 kilos lo que daría un precio mayorista de aproximadamente $ 33 el kilo, al llegar la carnicería y supermercados quedaría en un valor de entre $ 40 y $ 45 el kilo”, concluyó Michelli.

Para el empresario la compra no va a mermar y compara: “el kilo de pollo a $ 50  cuesta hoy lo mismo que un café con leche con medialunas en el centro”, dijo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad