13 de marzo de 2017 11:33 AM
Imprimir

Los secretos para elegir un campeón Hereford

Una condición básica en los toros es el aparato reproductor, que deben tener una buena circunferencia escrotal.

El arranque de las actividades del viernes último en Expoagro, tuvo como protagonista a la raza Hereford, que celebró su día con una muestra dinámica en la que se expusieron los aspectos a seguir para elegir el mejor reproductor por selección por biotipo. La  charla, organizada por la Asociación Argentina de Criadores Hereford, estuvo a cargo del ingeniero Hernando Grandolini.

“En el campo siempre le ponemos pecho a las inclemencias climáticas y felicito a Expoagro por reorganizar todo tan rápidamente”, afirmaba al inicio de la capacitación Alejandro Carlos de La Tour, presidente de la Asociación Hereford. Al costado del auditorio ganadero ya estaban apostados los tres animales dispuestos por la cabaña Jotabe, de la firma Caldenes, que iban a servir de ejemplo para la actividad, mientras que el publicó ya había llenado las gradas aguardando por la presentación del especialista.

La exposición de Grandolini giró sobre una serie de recomendaciones para realizar una selección natural de los mejores ejemplares reproductores de la raza, sin la necesidad de realizar exámenes de ADN que suelen tener costos muy elevados. “A campo, y con bastante ojo, podemos ir distinguiendo y separando los animales puros de los que no lo son”, señaló el ingeniero, que aseguró que con este procedimiento se puede convertir un rodeo general en una plaza valiosa y de excelente calidad.

”Hay que empezar siempre por lo más fácil y una cosa sencilla de observar en los animales es el pelaje”, explicó el especialista. En este caso, la raza que nació hace ya más de 300 años en Inglaterra se caracteriza por su pelaje blanco y colorado. El primero se presenta especialmente en la cara, pero también se lo pude ver en otras partes del cuerpo como en sus patas. En este caso, el blanco debe cortar al colorado antes de llegar a la pezuña y tener por lo menos dos miembros que cumplan esa condición.

El color blanco, a su vez, debe llegar hasta la panza y no extenderse hacia las zonas de las paletas, lo que demostraría su impureza. Con respecto al pelaje colorado, en el país se prefieren las pigmentaciones más oscuras, a diferencia de otros países como Estados Unidos o Canadá donde se privilegian los más claros: “El mercado argentino busca y paga comercialmente más por los animales que tienen más pigmentación”.

Otro de los aspectos donde se debe poner foco es la musculatura del animal. “Este negocio se basa en la carne y por eso deben buscarse ejemplares anchos y con buena masa muscular”, asegura Grandolini.

En ese sentido, el especialista recomendó buscar formas redondeadas en las nalgas, separación de patas y garrones amplios, todos tips que son esenciales a la hora de clasificar los toros en un rodeo. A esto se le relaciona la estructura y profundidad del bovino, que es la distancia entre la linea del lomo y la linea de la panza.

“El lomo viene a ser como el chasis, si allí se ven defectos luego se van a trasladar a las patas, a las manos y a todo el cuerpo. Si observamos imperfecciones en las lineas dorsales o en la columna vertebral, estamos con problemas”, sentencia.

Una condición básica en los toros es el aparato reproductor, que deben tener una buena circunferencia escrotal. “El animal puede ser muy lindo, con buena carne y tener muy buena pigmentación, pero si tiene testículos chicos no sirve”, asevera el experto. Se trata de una característica que tiene una profunda incidencia en la cría, tanto machos como hembras, que si cumplen con este requisito serán más precoces sexualmente y tendrán mayor fertilidad. A su vez, un rasgo que distingue a la raza es su mansedumbre. “La Hereford en general son animales muy mansos y que responden muy bien al manejo. Y esto es una característica que se hereda”, argumenta.

De esta manera, se cumple con uno de los objetivos fundamentales de la Asociación Argentina de Criadores de Hereford, que es mantener la pureza racial en los rodeos. “Acá no hace falta herbicidas, ni fertilizantes. Acá el gran cambio es intelectual. Se puede lograr uniformidad en el lote, como se hace por ejemplo en la genética, mediante la selección y clasificación”, concluye Grandolini. Para ello se necesita, en primer lugar, realizar un diagnóstico exhaustivo del rodeo, pero también tener objetivos claros a largo plazo sobre qué resultados se persiguen. “En los bovinos, los ciclos biológicos son largos pero eso no significa que no se pueda lograr. De hecho, hay establecimientos que vienen trabajando hace muchos años que lo están alcanzando”, señala.

Tras la exposición, el encuentro terminó de la mejor manera: con todo el público disfrutando de una degustación de la mejor carne de la raza. Así se celebró en la 11ra edición de Expoagro el “Día Hereford”, la tradicional raza que se afincó hace ya más de 150 años en todas las zonas del país, desde el Litoral hasta la Patagonia (Noticias AgroPecuarias).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad