21 de marzo de 2017 10:41 AM
Imprimir

El escándalo por la carne podrida de Brasil, ¿una oportunidad para la Argentina?

El sector cárnico nacional espera que lo sucedido en el vecino país abra nuevos mercados a los productos locales. Pero duda de que la demanda quiera pagar los valores argentinos.

Los frigoríficos y ganaderos locales aseguraron que la detección en Brasil de carne adulterada, o en mal estado, con destino exportador podría beneficiar a la Argentina, a partir de la demanda cárnica que podría abrirse desde China, Chile o Europa, mercados que ya han restringido el arribo de carne brasileña.

No obstante, Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinos (Fifra), indicó que  si bien lo sucedido en Brasil “podría” beneficiar a la Argentina con un incremento de la demanda externa, habría que ver si ésta “paga el precio argentino”.

También Juan Eiras, de la Cámara Argentina de Feedlot, manifestó que la exportación cárnica local “no tendría que tener dificultades” para colocar sus productos en Europa o los países asiáticos frente a lo sucedido en Brasil.

Por su parte, Gonzalo Crespo, coordinador general de Cerdos de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), pidió frenar totalmente la exportación de carne desde Brasil hasta tanto no se esclarezca lo sucedido y aseguró que la Argentina no contaría hoy con producción excedente de producción porcina para colocar en el exterior.

“A la producción cárnica argentina nos va a beneficiar, ya que se van a abrir nuevos destinos luego que países cerraran automáticamente sus compras a Brasil, hecho que será una ventaja para ganar nuevos mercados cárnicos, aunque hoy no tenemos en el ámbito local volumen porcino para exportar”, dijo Crespo en diálogo con esta agencia.

El dirigente de CRA recomendó a las autoridades fitosanitarias argentinas encarar también un “exhaustivo” control sobre la operatoria de las firmas exportadoras que cuentan en la Argentina con plantas subsidiarias.

Días atrás se conocieron los alcances e implicancias que tiene una investigación realizada durante dos años por la Policía brasileña, por la que se detectaron maniobras de adulteración y “maquillaje” con productos químicos de carne brasileña en mal estado, y que tuvo por destino su exportación.

“Condenamos los hechos de corrupción sean donde sean. Desde el punto de vista comercial, la Argentina no tendría que tener dificultades” para colocar su producción en los países a los que llegaba la producción cárnica brasileña, opinó Eiras, al tiempo que agregó: “La reacción europea es natural y no debería trasladarse a la producción argentina. Los europeos no nos auditan como bloque sino como país. En términos de volumen, Brasil es irreemplazable, y esto traerá una demanda extra para el resto de los países productores, como Argentina, Uruguay y Paraguay”.

Al respecto, Urcía comentó: “Hoy (por ayer) nos informamos desde Brasil de lo ocurrido, algo que surge de las propias autoridades, y esto tiene como respuesta la de pedir mayores garantías por parte de los países compradores de la producción brasileña”.

El empresario frigorífico afirmó: “La lógica que plantea esta situación es que puede generar una oportunidad para nosotros, ya que seguramente los destinatarios de la carne de Brasil van a tener que sustituir sus compras y constituir un nuevo proveedor”.

“Más allá de esto hay que ver si la demanda cárnica está dispuesta a pagar el precio argentino, ya que tenemos costos diferentes a otros países de la región, tales como Paraguay o Uruguay”, manifestó Urcía.

DyN

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad