21 de marzo de 2017 05:06 AM
Imprimir

Tras la crisis en Brasil, afirman que la carne argentina tiene “estricto control” del Senasa

La industria local salió a aclarar la situación y se refirió a la posibilidad de que la crisis del país vecino traiga oportunidades para la Argentina.

El escándalo de la comercialización de carne en mal estado en Brasil levantó polémica en la industria cárnica local, que coincidió en afirmar que la producción y comercialización de las carnes argentinas tiene un estricto control de parte del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

“En la Argentina los establecimientos frigoríficos están controlados por el Senasa, desde el punto de vista sanitario, ya sea por la estructura del establecimiento, sus condiciones laborales, higiene e incluso salud del personal”, reconoció Gustavo Valsangiácomo, presidente de la Unión de la Industria Cárnica (Unica), que agrupa a los frigoríficos.

En diálogo con Télam, el directivo consideró que “no hay que trabajar sobre la desgracia ajena”, al ser consultado sobre la posibilidad de que la Argentina suplante en parte las exportaciones brasileñas.

“Eso va a depender de las medidas que adopten los gobiernos que son habituales compradores de Brasil. Supongo que esto llevará a nuevos controles, nuevas visitas” a las plantas frigoríficas, expresó, y remarcó que “obviamente se van a buscar reemplanzantes. Dependiendo del volumen de producción Brasil es el primer productor y exportador mundial de carne, le siguen Nueva Zelanda, Austria, Estados Unidos, México, India. Nuestro país está cerca del décimo puesto. Paraguay y Uruguay exportan más que nosotros”.

Por su parte, Mario Ravettino, titular de ABC Consorcio Exportador, que reúne a los frigoríficos exportadores argentinos, dijo que la problemática de comercialización de carne en mal estado en Brasil “es una cuestión muy particular, muy circunscripta” a ese país.

En tanto, Alberto Williams, vicepresidente de la Asociación de Propietarios de Carnicerías de la Capital Federal, dijo a Télam que respecto de la Argentina el Senasa “hace un control estricto de la faena, para que salga limpia al consumo”. En ese sentido, señaló que una eventual salida de Brasil del mercado exportador beneficiaría a otros países “siempre que tengan la suficiente carne para exportar, en cambio la Argentina ni tiene la suficiente cantidad para abastecer la cuota HIlton”. “Acá la carne en Liniers está casi dos dólares el kilo, en relación al ganado en pie. Es cara. La salva el consumo interno”, reflexionó.

Paralelamente, el economista especializado en el sector agropecuario, Manuel Alvarado Ledesma, dijo a Télam que la Argentina “no está en las mejores condiciones para afrontar grandes volúmenes de exportación cárnica. En el 2016 mejoramos el volumen pero es una producción que lleva mucho tiempo”.

“La necesidad de exportar más puede llegar a ser un incentivo a la producción”, indicó, y dijo que países más pequeños territorialmente que la Argentina, como Uruguay, encararon una política cárnica agresiva y “hoy exportan más que nosotros”.

Fuente: Agromeat

Publicidad