23 de marzo de 2017 00:24 AM
Imprimir

I. Rosenbusch: lo mejor pasó por dentro

En lo global, 2016 no fue un buen año para el sector con el precio de la soja orillando los mínimos en ocho años (maíz y el trigo con tendencia descendente), al tiempo que el del petróleo pasó de u$s44 el barril en febrero a u$s50 hacia fines de año.   Esta caída del principal […]

En lo global, 2016 no fue un buen año para el sector con el precio de la soja orillando los mínimos en ocho años (maíz y el trigo con tendencia descendente), al tiempo que el del petróleo pasó de u$s44 el barril en febrero a u$s50 hacia fines de año.

 

Esta caída del principal grano de exportación con suba en los combustibles afecta a todos los países de la región y, por ende, el poder de compra de los principales mercados de exportación de la compañía (en lo local podemos hablar de suba de precios, en particular los laborales y un mercado retraído ante la caída de la demanda/certezas).

 

Ante este escenario no es mucho lo que informa la empresa más allá de anunciar que renovó el compromiso de abastecimiento a Perú con 2 millones de dosis de peste porcina, y que hizo otro tanto con las certificaciones ISO y GMP (necesaria para las exportaciones a Nueva Zelanda.

 

No sorprende, entonces, que al analizar las ventas vemos una caída de 15% en el número de dosis venidas durante el año (2016/2015) de vacuna contra el aborto bovino, 15% en las de Mancha y GG, 9% en las de peste porcina. Por el lado de los productos químicos, la caída en los litros vendidos de Necaverm (el de mayor peso dentro de este ramo) fue de 18%, lo que no alcanzó a ser compensado con los incrementos en las ventas de Ivermectina, Suraze y Trivalico.

 

Al pasar al balance vemos que a pesar que este escenario no tan favorable que le significó un incremento en los ingresos por ventas de 23%, logra un bruto de $61 millones, 61% mayor al de 2015, merced al 8% de aumento de los costos.

 

Al acotar el incremento de los gastos a 22% (debajo de la inflación) queda con un saldo operativo de $15 millones (perdía 1,5 millón en 2015) que tras la carga financiera, la mordida del fisco y un aporte por diferencia de cambio le dejan un neto de $12.615.528 (fueron $2 millones en 2015).

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad