23 de marzo de 2017 02:03 AM
Imprimir

Inversiones y crecimiento del frigorífico de JJ Gómez

Inversiones por 3.2 millones de pesos y la incorporación de nuevos abastecedores, marcaron el crecimiento en el primer trimestre de la planta frigorífica de JJ Gómez, administrado por una cooperativa conformada por los propios trabajadores. A la tercera semana de marzo ya se computa un aumento en el volumen de la faena del 20 por […]

Inversiones por 3.2 millones de pesos y la incorporación de nuevos abastecedores, marcaron el crecimiento en el primer trimestre de la planta frigorífica de JJ Gómez, administrado por una cooperativa conformada por los propios trabajadores.

A la tercera semana de marzo ya se computa un aumento en el volumen de la faena del 20 por ciento. La tendencia se marcó en febrero, cuando los números ya habían mejorado un 10 por ciento en relación al mismo mes del año anterior.

“No se trata este crecimiento de un indicador del consumo, sino que se han sumado nuevos matarifes”, advirtió Felipe Gerbán desde la presidencia de la cooperativa.

La mayor demanda de los servicios que se prestan en la planta se produce a pesar que aún el SENASA no autoriza el tránsito federal, que habilita el transporte de lo producido a otras provincias.

“Cada día estamos haciendo algo en función de los requisitos de SENASA, y estamos confiados en que vamos a poder cumplir con el plan de trabajo”, dijo Gerbán. De todos modos “nos llegaron nuevas propuestas de trabajo, de proyecto a gran escala, que pueden generar más empleo. Por eso es este esfuerzo de todos los trabajadores de cumplir y lograr ese permiso”.

En materia de inversiones se compró una caldera nueva, que costó más de un millón de pesos. Además, con un desembolso superior a los 900.000 pesos se terminó un tinglado -y al lado se está cerrando otro-, para mejorar las condiciones en el área de despojos de faena, donde se da tratamiento final a huesos y grasa.

Para el tratamiento de residuos y tareas varias se resolvió la compra de un tractor con retroexcavadora por 1,1 millón de pesos, y una peladora de lechones que ronda los 80.000 pesos.

Fuente: ADN Rio Negro

Publicidad