24 de marzo de 2017 10:08 AM
Imprimir

Brasil exportó a Bolivia 192 mil kilos de carne; Senasag niega !!!

Datos del Ministerio de Industria, Comercio Externo y Servicios de Brasil, difundidos por la BBC Mundo, revelan que en 2016 ese país exportó a Bolivia 192.611 kilos de carne por un valor de 409.441 dólares. Sin embargo, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) descartó la posibilidad de ingreso de ese producto […]

Datos del Ministerio de Industria, Comercio Externo y Servicios de Brasil, difundidos por la BBC Mundo, revelan que en 2016 ese país exportó a Bolivia 192.611 kilos de carne por un valor de 409.441 dólares. Sin embargo, el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) descartó la posibilidad de ingreso de ese producto al país.

La carne brasileña, un sello de calidad internacional exportado a 150 países, se encuentra bajo sospecha. En América Latina, Chile es el principal importador, con 296 millones de dólares; Venezuela, con 130,7 millones de dólares; y Uruguay, con 7,1 millones de dólares en 2016, reportó BBC.

El viernes pasado, la Policía Federal de Brasil reveló un esquema de adulteración de carne vacuna y aviar. Asimismo, se informó sobre una extensa red de sobornos que permitía que los productos en mal estado se vendieran en el mercado local y en el exterior.

Las prácticas denunciadas por las autoridades iban desde cambiar la fecha de vencimiento de productos en descomposición o contaminados con salmonella, hasta “maquillar” su aspecto o usar sustancias químicas -algunos considerados cancerígenas- para disimular su mal olor o su aspecto.

El operativo, llamado Carne Fraca (en español, “Carne Débil”) abarca a 21 empresas cárnicas locales, entre las cuales se encuentran JBS y BRF, las más grandes exportadoras del mundo de carne de res y aviar respectivamente.

Controles

El Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, a través del Senasag, descartó la posibilidad de ingreso de carne proveniente de Brasil debido a que no hay empresas autorizadas para realizar su importación.

Sin embargo, en una nota de prensa aseguró que los controles en fronteras se reforzarán para evitar la internación de ese producto a territorio nacional.

“No hay ninguna posibilidad de que ingrese carne de Brasil a Bolivia porque no hay empresa habilitada para realizar la importación a nuestro país”, remarcó Javier Suárez, director nacional del Senasag.

El ejecutivo señaló que Senasag dispone de personal en la frontera que verifica que todo el ingreso de productos agropecuarios tenga el permiso de importación respectivo.

Suárez informó que Bolivia tiene los mercados abiertos para 3.000 toneladas de carne al año y está exportando a Perú, Venezuela Ecuador y Angola.

El ministro de Desarrollo rural, César Cocarico, señaló que la crisis de la industria cárnica brasileña debe representar una oportunidad para la apertura de nuevos mercados.

Los compradores de carne brasileña

Chile En 2016 compró 70 millones de kilos por 296 millones de dólares.
Venezuela Compró 22,5 millones de kilos por 130,7 millones de dólares.
Uruguay Importó 2,2 millones de kilos por 7,1 millones de dólares.
Aruba Importó 637 mil kilos por tres millones de dólares.
Cuba Compró 591.929 kilos por 2,8 millones de dólares.
Perú Compró 256.058 kilos por 1,2 millones de dólares.
Antillas Holandesas Importó 213.805 kilos por 978.162 dólares.
Bahamas Importó 242.959 kilos por 861.822 dólares.
Bermudas Compró 111.024 kilos por 464.015 dólares.
Paraguay Adquirió 111.024 kilos por $us 464.015
Bolivia Brasil vendió 192.611 kilos de carne a Bolivia por un valor de 409.441 de dólares.

 

País vecino perderá $us 1.500 millones; pide evitar restricciones

Brasil pidió ayer ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) evitar restricciones “arbitrarias” contra sus exportaciones de carne, que podrían ocasionar hasta 1.500 millones de dólares de pérdidas a la potencia agroganadera.

Desde que estalló el escándalo por denuncias de adulteraciones en cortes para el consumo humano, 15 mercados cerraron parcial o totalmente sus puertas o intensificaron sus controles sobre los productos cárnicos brasileños, golpeando un negocio que tiene clientes en 150 naciones y que generó más de 13.000 millones de dólares el año pasado. “Lo que estamos sufriendo ahora es un golpe, un puñetazo en el estómago”, graficó el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, en una presentación ante el Senado.

Añadió que el trabajo que se tiene por delante es recuperar, reorganizar fuerzas, viajar por el mundo y mostrar que lo sucedido es porque algunas personas actuaron mal y no fue la culpa de un sistema o de una industria.

La magnitud de la crisis llevó a Maggi a asegurar que Brasil, el mayor exportador mundial de carne bovina y aviar, deberá poner en pausa sus planes de aumentar hasta el 10% su participación en el mercado global de alimentos, hoy tiene el 7%.

En un intento por minimizar los daños, Brasil entregó en Ginebra un mensaje a sus socios en la Organización Mundial del Comercio (OMC), instándolos a evitar “medidas que constituirían restricciones arbitrarias al comercio internacional o contrarias a las disciplinas contempladas en el Acuerdo SPS (de aplicación de medidas sanitarias)”.

Los esfuerzos no impidieron que China, Hong Kong y Chile -que juntos representaron el 40% de las exportaciones de carne roja en 2016- cerraran sus mercados. La Unión Europea (UE), Suiza, Japón, México y Sudáfrica vedaron la entrada de productos procedentes de frigoríficos bajo sospecha.

Otros países, como Estados Unidos, Corea del Sur, Argentina y Arabia Saudita -principal comprador de carne de pollo brasileña- aumentaron sus controles.

El Ministerio de Comercio Exterior informó que las exportaciones de carne bovina, porcina y aviar cayeron de 60,5 millones de dólares del lunes a apenas 74.000 dólares el martes. El promedio diario hasta el estallido del escándalo era de 63 millones.

Crisis, una oportunidad para ventas desde Bolivia

El gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, opinó que el escándalo de la exportación de “carne podrida camuflada” desde Brasil abre la oportunidad para los productores de carne de otros países, entre ellos Bolivia.

“Se abre una enorme oportunidad para que productores y exportadores serios en el rubro de la carne puedan llenar este enorme vacío que dejará Brasil por un buen tiempo y, con seguridad, aprovecharán esta ventana de oportunidad aquellos países que mejor preparados estén, tanto institucional como productivamente”, precisó, según la estatal ABI.

En los últimos días, la Policía Federal de Brasil realizó un operativo denominado “Carne Débil” en 20 establecimientos frigoríficos de ese país, donde halló evidencia de adulteración de productos cárnicos para la exportación y consumo interno, entre los que se encontraban BRF y JBS, dos grandes multinacionales.

Según Rodríguez, el comercio de alimentos es sensible desde el punto de vista de la seguridad para los consumidores y considera que lo que pasó con Brasil debe ser una “lección aprendida”, para tener el máximo cuidado y seriedad en el ámbito de negocios internacionales.

“Ganar un cliente cuesta mucho; conservarlo en el tiempo, aún más; perderlo y tratar de recuperarlo, muchas veces resulta imposible”, agregó.

Por su parte, la Federación de Ganaderos de Santa Cruz informó que podría disponer de más de 15.000 toneladas de carne para exportar hasta fin de año sin afectar el mercado interno.

Se puede comercializar los excedentes, para no generar desabastecimiento en el país

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad