25 de marzo de 2017 10:47 AM
Imprimir

Tiempo de revisar las políticas de inspección sanitaria

El viernes 17 la Policía Federal de Brasil desató una operación denominada Carne Débil, que después de dos años de investigación constató la existencia de una organización criminal que liberaba productos sin fiscalización con fecha de caducidad expirada, además de usar productos químicos para compensar la calidad de los productos de origen animal, como carne […]

El viernes 17 la Policía Federal de Brasil desató una operación denominada Carne Débil, que después de dos años de investigación constató la existencia de una organización criminal que liberaba productos sin fiscalización con fecha de caducidad expirada, además de usar productos químicos para compensar la calidad de los productos de origen animal, como carne de res, aves y otros productos derivados.

Las consecuencias de esta operación son alarmantes no sólo para la balanza comercial brasileña, sino también para la reputación del país. Por otro lado, los hechos emergen en un momento muy delicado para la economía. Brasil, que promueve acciones de política exterior con el fin de restablecer la confianza de los inversores, a través de acuerdos de libre comercio, por ejemplo, sufre un golpe, especialmente junto a los países europeos.

Se requieren mejores políticas de inspección
Se requieren mejores políticas de inspección.

A modo de comparación, si se hubieran producido las prohibiciones/suspensiones durante 2016, sobre todo en Europa y China, Brasil dejaría de exportar US$ 5,42 mil millones, más del 30% de las exportaciones totales. Eso haría que Brasil, uno de los líderes mundiales en las exportaciones, sufriese un fuerte revés en la economía y perdiese el espacio a sus principales competidores: EE.UU., la India e incluso Australia.

Aunque el gobierno de Brasil actúe para minimizar los impactos, las consecuencias han comenzado a surgir. Europa tranquilizó el gobierno brasileño al comunicar que, aunque tal escándalo haya salido a la luz, las negociaciones relativas al acuerdo con Mercosur y Europa se mantienen.

En este momento, la prioridad para el gobierno, así como de la industria cárnica en general, debe ser actuar rápidamente para que no se produzcan nuevas sanciones. Las preocupaciones no deben ser minimizadas y las medidas necesarias deben ser establecidas, y se deben ampliar las investigaciones y auditorías en todos los productores de carne en Brasil y en el mundo. Esto también puede ser el tiempo para revisar las políticas de inspección sanitaria en el país, evitando que eventos de esta magnitud vuelvan a ocurrir.

El autor es experto de Thomson Reuters

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad