25 de marzo de 2017 03:46 AM
Imprimir

Al agro le preocupan los piquetes

Confederaciones rurales pidió acción a las autoridades.

Confederaciones Rurales Argentinas expresó su preocupación ante hechos que, según expresaron, “atentan contra derechos amparados por la Constitución Nacional como son la defensa de la propiedad privada, los de transitar libremente y comercializar, que se tornaron un hábito en los reclamos”.

La entidad emitió un comunicado a propósito de las acciones que se desarrollaron a través de bloqueos y piquetes realizados por distintos manifestantes en los accesos a las instalaciones de la Sociedad Rural de Azul donde se iba a realizar un remate de ganado y en los ingresos al Mercado de Liniers.

“Ante la gravedad de estos hechos y el peligro de que este tipo de acciones de protesta comiencen a repetirse en distintos puntos del país, desde CRA expresamos que estos bloqueos impiden la normal comercialización de animales ocasionando no solamente un grave perjuicio en los productores ganaderos y las casas consignatarias, sino que afectan directamente al trabajo de miles de argentinos que forman parte de esta cadena de comercialización, desde los empleados rurales, veterinarios y cuidadores, hasta los camioneros encargados del traslado de los animales, entre otros trabajadores”, expresaron en un comunicado.

Vale la pena recordar que, en 2008, fue el campo el que paralizó las principales rutas del pais, obligando inclusive al gobierno de turno, a analizar la aplicación de la Ley de Abastecimiento. Aquel año, los piquetes del campo tuvieron en vilo al interior durante 21 dias. Cientos de cortes de ruta protagonizaron quienes hoy reclaman “con urgencia a las autoridades pertinentes que actúen con celeridad ejerciendo lo que la ley ampara para evitar este tipo de actos intimidatorios que, claramente, van en contra de los derechos amparados por nuestra Carta Magna como los de libre comercio y trabajo que ejercen los productores ganaderos al momento de vender su producción”. Y por cierto, decenas de comercios tuvieron que bajar sus persianas en pequeños pueblos del interior, imposibilitados de abastecerse de mercaderia. Emprendimientos pequeños también fenecieron, al no poder trascender mas alla de las pequeñas fronteras de su localidad.

Por aquellos tiempos, el sector agropecuario obtuvo la inconmensurable adhesión del resto de la población urbana, inclusive muchos sin conocer de que se trataba ese reclamo del “campo”, pero presintiendo una injusticia (en este caso económica). Hoy, parte de esa comunidad urbana no esta pasando un buen momento, y quizá necesitaría la misma solidaridad que en su momento brindó.

Fuente: On 24

Publicidad