26 de marzo de 2017 15:06 PM
Imprimir

China suspende compras de carne vacuna a Brasil: ¿una oportunidad para Argentina?

China cerró el mercado a la carne vacuna proveniente de Brasil tras el escándalo de la “carne fraca”. Las ventas de Brasil acaparaban el 44% de las compras China. ¿Una oportunidad para la Argentina?.

Brasil fue el máximo exportador de carne bovina al país asiático durante el año 2016, acumulando entre enero a septiembre 346 mil toneladas por un monto de 1.134 millones de dólares. Esos valores representaron el 44% de las compras al exterior realizadas por China en ese mercado. Hoy Brasil tiene el mercado cerrado por el escándalo de “carne fraca”, ¿Quién podrá reemplazarlo?
China resolvió frenar el ingreso de cortes brasileños a la espera de explicaciones detalladas sobre el caso que puso en vilo a toda la industria frigorífica brasilera, y que involucra a gigantes del sector como JBS y BRF, ambos presentes en la Argentina.
Las ventas de Brasil a China se mostraban en pleno crecimiento en los últimos años, como ha venido creciendo el mercado del país asiático. Así, desde Brasil se llegaron a exportar 346 mil toneladas entre enero y septiembre de 2016, mientras que ese volumen era de apenas 116 mil toneladas en 2012,


En caso de mantenerse el cierre del mercado chino (y suponiendo un consumo constante), habrá 350 mil toneladas de carne que el país asiático saldrá a buscar al mercado mundial. La pregunta entonces es: ¿Quién podrá aprovecharlo?

 
Las posibilidades de Argentina
Para tener un primer acercamiento a las posibilidades reales que puede tener Argentina de aprovechar el cierre del mercado chino al principal oferente, hay que analizar varios factores. En primer lugar, China importa carne a un promedio de u$d 4.000/4.500 por tonelada, un valor bajo, si se lo compara con los clientes a los cuales vende la Argentina (solo Rusia paga menores precios).

Sumado a esto, en el mercado interno los frigoríficos argentinos pueden vender la tonelada de carne a un promedio de u$d 7.000, sin tantos requisitos en comparación a los necesarios para exportar. Por lo tanto, es clave el tipo de animal que conviene destinar a ese país, de forma de mejorar la rentabilidad que puede obtenerse en comparación a si se lo vende en el mercado interno.
Salvando los diferenciales por reintregros de exportación a la carne y la calidad de los animales faenados, la Argentina podrá aprovechar esta oportunidad si logra llegar con un producto a los valores que requiere el mercado asiático. Un indicador a seguir es si se acelera la faena de vaca vieja en los próximos meses.

Fuente: El Enfiteuta

Publicidad