27 de marzo de 2017 15:39 PM
Imprimir

La filial argentina del frigorífico BRF salió a despegarse de su central en Brasil

Emitió una solicitada asegurando que sus productos son sanos y seguros. Cómo quedó Brasil en el mundo.

En un acto de sincericidio o de supervivencia, según como se interprete, la filial argentina del frigorífico brasileño BRF salió a despegarse de su central en el vecino país luego de las repercusiones internacionales que tuvo el escándalo por la venta de carne podrida.

Mediante una solicitada publicada este domingo en los principales matutinos porteños, las autoridades de BRF Argentina decidieron enviar un mensaje para intentar llevar calma a los miles de consumidores de las marcas Vieníssima, GoodMark, Patty, Avex, Dánica y Sadia.

“Los productos que comercializamos en la Argentina, a través de nuestras marcas, no se importan ni incluyen materias primas provenientes de la planta brasileña de Mineiros, que fue intervenida de manera preventiva y temporaria”, indica la solicitada.

“Queremos transmitirle tranquilidad a los millones de consumidores argentinos que nos eligen todos los días”, señala BRF. “Producimos alimentos de calidad con los más altos estándares de seguridad y sanidad. La reputación es nuestro mayor patrimonio”, agregó.

En otras palabras, lo que queda claro de la solicitada es que, de una u otra forma, BRF admite que los problemas en Brasil son reales y reacciona también a la campaña que se instaló en las redes sociales contra los productos del frigorífico en la Argentina.

Cabe mencionar que en nuestro país el frigorífico brasileño emplea a 4 mil personas de manera directa en ocho plantas y en el mundo a un total de 100 mil, siendo una de las principales firmas exportadoras de productos cárnicos bovinos junto a JBS con la marca Swift.

“La compañía garantiza que está comprometida para evitar riesgos en sus consumidores. Cualquier desvío individual incompatible con la legislación vigente y los valores de la empresa no será admitido”, concluye la solicitada del gigante frigorífico.

Brasil en el tablero mundial

Dentro de la escalada que tuvo el escándalo por la carne podrida en los últimos días, el Gobierno de Brasil recibió este fin de semana una muy buena noticia dado que los servicios sanitarios de China, Corea del Sur, Egipto y Chile comunicaron que reabrirán las importaciones.

Pero la buena noticia no es completa. China reabrió su mercado con excepción de un frigorífico avícola del Grupo JBS localizado en la localidad de Lapa en el estado de Paraná, cuya planta forma parte de las 21 industrias comprendidas en la operación “Carne Débil”.

En tanto, Chile y Egipto también anunciaron la reapertura de las importaciones de carne de Brasil, aunque confirmaron que seguirán excluidas a los productos provenientes de las industrias exportadoras acusadas de vender carne podrida.

Por su parte, la Unión Europea, Japón, Sudáfrica, Suiza, Arabia Saudita, Canadá, Emiratos Árabes Unidos, Vietnam y Perú aún mantienen la suspensión temporaria para los productos exportados por las plantas involucradas en el escándalo.

Por el lado de Estados Unidos, se comunicó formalmente que no suspenderá el ingreso de productos cárnicos brasileños, aunque informó que duplicará la cantidad de muestras analizadas, además de intensificar los controles sobre los mismos.

Por último, otros dos mercados importantes como Israel y Rusia no suspendieron el ingreso de carne brasileña desde el inicio del caso. Así, el único mercado importante que mantiene la suspensión temporaria de productos cárnicos brasileños es Hong Kong.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: LPO

Publicidad