3 de abril de 2017 01:55 AM
Imprimir

Ya no quedan marcas nacionales en el podio de venta de cosechadoras

La santafesina Vassalli está en cuarto lugar. Lideran John Deere, Case y New Holland. Por Sergio Persoglia, especial para Punto Biz.

La santafesina Vassalli está en cuarto lugar. Lideran John Deere, Case y New Holland. Por Sergio Persoglia, especial para Punto Biz.

Ya no quedan marcas nacionales en el podio de venta de cosechadoras en la Argentina. La única local que peleaba un lugar entre las tres líderes en ese rubro de la maquinaria agrícola era Vassalli, de la santafesina Firmat, pero la debacle que sufrió por la crisis del campo en los últimos años del kirchnerismo, y los malos negocios que hizo en Venezuela, la dejaron fuera de combate. De todas formas, gran parte de las trilladoras que lideran las ventas en el país se fabrican en Rosario y en Córdoba, aunque sean de marcas internacionales.

Con un mercado en recuperación, en 2016 se vendieron en la Argentina 844 cosechadoras. De ese total, 42% correspondió a John Deere (que fabrica en Granadero Baigorria), un 28% a Case y 18% a New Holland (las últimas dos tienen planta en Ferreyra, en las afueras de Córdoba capital). Vassalli, que por segundo año consecutivo fue superada por NH, quedó con menos de 10%.

Con el campo otra vez demandando maquinaria agrícola, la marca que más creció fue NH, que aspira a llegar a 20% del mercado en dos años, apalancada fuertemente por su producción cordobesa.

“De las 150 máquinas que vendimos, 100 fueron nacionales”, resume Ignacio Barrenese, director Comercial de NH. Las nacionales son de las denominadas Clase 6 y Clase 7. Es decir, del segmento intermedio de tamaño y las más demandadas (representan el 70% de mercado). La más chica es la Clase 5 y la más grande es la Clase 8, y ambas se importan.

La Región Centro (básicamente Santa Fe y Córdoba), han recibido fuertes inversiones de las empresas internacionales de maquinaria agrícola, más allá de que constituye la columna vertebral de la infinidad de empresas nacionales que fabrican en distintos rubros del sector. John Deere acaba de lanzar una nueva línea de fabricación de tractores en su planta de las afueras de Rosario, y Case y NH tienen capacidad para producir hasta 2.000 cosechadoras en su planta cordobesa.
“Hoy estamos produciendo 300 cosechadoras, pero estamos preparados para 2.000”, explica Barrenese. Claramente, es una planta que está pensada para exportar, pero hoy los costos en dólares son muy altos y le restan competitividad a los productos elaborados en la Argentina. “Fabricar una cosechadora acá es 20% más caro que en Brasil”, ejemplifica.

Por eso, desde el sector impulsan que se trabaje en un plan de producción y comercio administrado en maquinaria agrícola similar al que existe en la industria automotriz entre ambos países, que permita que el sector explote todo su potencial y no sufra tanto los desequilibrios macroeconómicos que suelen tener ambas naciones.

“Nuestra apuesta es a largo plazo. Creemos que Argentina es una potencia agrícola y es un lugar estratégico para estar y producir este tipo de máquinas”, reafirma Barrenese.

Para este año, el mercado de cosechadoras en la Argentina volverá a crecer. Se espera que se vendan unas 1.000 máquinas. Los números, igualmente, no volverán a ser los de antes. En 2007 se colocaron 2600 cosechadoras. Esas cifras no sólo no volverán porque el agro no está en un boom como el de entonces, sino también porque ahora las máquinas son más grandes, y hacen falta menos para hacer el mismo trabajo.

En definitiva, es un mercado que está cambiando fuerte. Por el tipo de máquinas, por sus actores principales, y porque los que antes traían mucho de afuera, ahora fabrican buena parte aquí, en la Argentina.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Punto Biz - Rosario

Publicidad