3 de abril de 2017 12:25 PM
Imprimir

¿Nos beneficia que no le compren carne a Brasil?

Parte de la producción de carne vacuna de Brasil se vende en China y la Unión Europea. Que algunos envíos fueron realizados en mal estado llevó a las autoridades chinas a interrumpir las compras, y a las de la Unión Europea a sugerir que Brasil suspendiera los envíos de manera voluntaria. ¿Qué ocurriría en la […]

Parte de la producción de carne vacuna de Brasil se vende en China y la Unión Europea. Que algunos envíos fueron realizados en mal estado llevó a las autoridades chinas a interrumpir las compras, y a las de la Unión Europea a sugerir que Brasil suspendiera los envíos de manera voluntaria. ¿Qué ocurriría en la Argentina si los chinos buscaran reemplazar las importaciones de Brasil con compras en nuestro país?

Al respecto conversé con el chino Anthony Y. C. Koo (1918-2011), quien en 1953 mostró que los resultados obtenidos en 1941 por Wolfgang Friedrich Stolper y Paul Anthony Samuelson, referidos al efecto que la protección genera sobre los salarios reales, podrían no verificarse cuando existen más de dos bienes.

-¿Qué mostraron Stolper y Samuelson?

-Que la protección aduanera impuesta en un país mejora la retribución del factor productivo más escaso. Presumiendo que en el caso de Estados Unidos dicho factor fuera el trabajo, sugirieron que la postura sindical a favor de la protección podría tener algún fundamento en el análisis económico.

-¿Cuál fue su aporte?

-Mostré que en un modelo de tres bienes, en el cual uno de ellos se produce localmente sin protección, pero también puede ser importado, el referido resultado podría no verificarse, a menos que el precio del bien que no está sujeto a protección se mueva en la misma dirección que el precio del bien protegido. En otros términos, el factor escaso sólo se puede beneficiar con la protección si los factores son transferidos del sector exportador al que sustituye importaciones, pero la reasignación también puede producirse desde la industria que no está protegida, y si ésta utiliza más trabajo que la exportadora, la protección reducirá los salarios reales.

 

-Como el óptimo es lo mejor de lo posible, comencemos por listar las alternativas que tienen: 1) dejar de comer carne; 2) comenzar o aumentar la producción local de dicho producto, y 3) importarlo desde otros orígenes.

 

-¿Qué harán?

-Un poco de todo, muy probablemente, aunque cabe esperar que se vuelquen principalmente a utilizar la alternativa más próxima. Siempre ocurre: nadie que no consiga entradas para ver una película cómica, saldrá corriendo a una librería a comprar la República, de Platón. En el caso que nos ocupa, la alternativa más próxima consiste en importar carne vacuna desde otros países.

 

-Buenísimo para la Argentina.

-No tan rápido, porque es cierto que se va a desviar comercio internacional, pero ustedes no son los únicos que producen carne vacuna. Los chinos también podrían abastecerse en los Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, etcétera, y desde el punto de vista de los costos de transporte, estos últimos dos países están mejor ubicados que ustedes.

 

-Por lo que nos toque, buena noticia para la Argentina.

-Para los ganaderos, porque a raíz del aumento de la demanda china los argentinos encontrarán más cara la carne que antes. Y hoy no están en el gobierno ni Néstor Carlos Kirchner ni Guillermo Moreno, quienes frente a una situación similar prohibieron la exportación de todos los cortes de carne vacuna, lo cual disminuyó transitoriamente el precio relativo del producto, hasta que se dio vuelta el ciclo ganadero, comenzó la etapa de retención y la carne se volvió a encarecer.

 

-¿Cuál será la respuesta de los productores agropecuarios, si aumenta la demanda de carne por parte de los chinos?

-El diagnóstico correcto es que se trata de una oportunidad transitoria, lo cual implica que no cabe esperar que se realicen inversiones de largo plazo, sino modificaciones en las decisiones, utilizando lo que se tiene.

 

-¿Por qué dice que la oportunidad es transitoria?

-Porque nadie puede esperar que las autoridades de Brasil no adopten las medidas necesarias para corregir el problema. Cuando esto ocurra, y después de que los importadores de carne de Europa y China se convenzan de que el problema dejó de existir, la ventaja desaparecerá.

 

-Don Anthony, muchas gracias.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion (Juan Carlos de Pablo)

Publicidad