4 de abril de 2017 10:17 AM
Imprimir

¿Cómo impactaría en el agro de Córdoba una eventual rebaja en el gasoil?

De confirmarse la disminuición en el valor del combustible, estimada en 2,6%, el ahorro en la cosecha de soja, maíz y maní sería de alrededor de 60 millones de pesos.

No son medidas a las que el productor agropecuario esté acostumbrado, pero cuando se anuncian son recibidas con beneplácito. Las expresiones del ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, sobre una eventual rebaja de 2,6 por ciento en el precio del gasoil han generado satisfacción en el agro. Su primera consecuencia sería aliviar los costos de cosecha durante la presente campaña.

“Más allá de la magnitud, es una buena señal que el gasoil se vaya ajustando y que de alguna manera se promocione el esquema productivo y, principalmente, el transporte. En el agro, como en la mayoría de las actividades, los fletes tienen una gran incidencia”, aseguró Luis Picat, presidente de la Sociedad Rural de Jesús María.

Desde Coninagro, el presidente del Consejo Provincial, Alejandro Buttiero, sostiene que cualquier rebaja en los costos es beneficiosa. “Va a tener un impacto directo en el bolsillo del productor, más en un contexto en el cual los precios agrícolas, en especial el de la soja, no acompañan”, reconoció el dirigente.

 

 

Impacto en la provincia

En Córdoba, el ahorro por la rebaja en el precio del gasoil significaría alrededor de 60 millones de pesos, solo en las labores de recolección de la soja, el maíz y el maní.

Para ello se tiene en cuenta los 1,887 millones de hectáreas sembradas con maíz, 4,527 millones de hectáreas cultivadas con soja y las 319 mil hectáreas implantadas con el maní, según los datos físicos de la Bolsa de Cereales de Córdoba.

Estructura del costo

Para el cálculo en el ahorro del combustible se tiene en cuenta el consumo de un equipo de cosecha integrado por una cosechadora mediana, un tractor que arrastra una tolva, una camioneta y una embolsadora. En el caso de la soja y el maíz se considera un requerimiento de 20 litros por hectárea. Mientras que para el maní, en cuya recolección intervienen una máquina arrancadora, una cosechadora, un tractor y una camioneta, el consumo estimado es de 28,75 litros por hectárea.

Si se tiene en cuenta el pecio de referencia para el gaosil tomado por la Federación Argentina de Contratista de Máquinas Agrícolas (Facma) para las labores de cosecha en la presente campaña, fijado en 17,53 pesos por litro, la disminución en su valor de 2,6 por ciento significará una rebaja de 45 centavos por litro (17,08 pesos)

Al valor actual, la recolección de los 6,7 millones de hectáreas de los tres cultivos requerirá de un desembolso en gasoil de 2.409 millones de pesos (137,45 millones de litros). Cuando se produzca la rebaja en precio del combustible, la erogación será de 2.347 millones de pesos.

“La reducción del precio del gasoil es una buena noticia para la producción ya que consumimos 4 mil millones de litros de gasoil por año y en la medida que ganemos competitividad vamos a poder generar valor a los alimentos que producimos y más empleo”, aseguró el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroVoz

Publicidad