4 de abril de 2017 10:25 AM
Imprimir

La UE sigue vigilante a las importaciones de carne de Brasil

La Unión Europea (UE) ha pedido a Brasil restaurar la confianza del consumidor tras el fraude que ha puesto en duda la calidad de sus exportaciones. En un debate del Consejo de Agricultura comunitario, en Luxemburgo, algunos ministros han planteado “vetar” toda la carne del país suramericano.

Durante la reunión, los ministros de de Agricultura de la UE abordaron también la revisión del reglamento conocido como ‘Ómnibus’, que plantea una serie de modificaciones para simplificar las políticas europeas, entre ellas la Política Agrícola Común (PAC).
Los países alcanzaron un texto de consenso con el que esperan hacer mejoras antes de la reforma de la nueva PAC, que se aplicará a partir de 2020.
Aunque no estaba oficialmente en la agenda, la situación de la carne brasileña ha sido objeto de debate en la reunión de ministros de Agricultura europeos celebrada en Luxemburgo, a la que acudió de forma excepcional el comisario de Salud y Seguridad Alimentaria, Vytenis Andriukaitis.
El comisario lituano presentó a los ministros sus conclusiones sobre su viaje a Brasil, donde se reunió con el ministro de Agricultura del país, Blairo Maggi, a quien pidió “restaurar la confianza de las exportaciones de carne, asegurando la fiabilidad, previsibilidad, credibilidad e independencia de los controles de sanidad”, afirmó el comisario en una rueda de prensa tras la reunión.
El comisario también recordó que la UE “tomó medidas” en cuanto el escándalo se hizo público, con el embargo de las importaciones de los 21 establecimientos implicados -de los cuales solo cuatro tenían licencia para exportar a la UE- y con el establecimiento de más controles.
Estos consisten en controles “físicos” (comprobar visualmente el estado de los alimentos) en todas las importaciones de carne que entren de Brasil y pruebas microbiológicas aleatorias para un 20 % de los productos cárnicos procedentes del país.

 

España, de acuerdo con las medidas

Durante el debate, una mayoría de países se mostró satisfecha con las medidas adoptadas por la CE, entre ellos España e Irlanda, y consideraron que el Ejecutivo comunitario ha reaccionado “inmediatamente con una respuesta coordinada”, precisaron a Efe fuentes europeas.
Sin embargo, también insistieron en que quieren tener “más información” para tranquilizar a los consumidores y, algunos países como Francia, República Checa y Holanda, plantearon la posibilidad de un “veto total” a la carne brasileña, según las mismas fuentes.
“Este escándalo prueba un serio fallo sistémico y debería haber un embargo completo hasta que se aclare la situación”, apuntó el representante checo, mientras que el holandés dijo que “si Brasil no hace su parte”, la UE deberá “tomar acciones ulteriores y no excluir un veto completo a las exportaciones de carne”.

García Tejerina a su llegada a Luxemburgo. Foto: Julien Warnad/EFE

García Tejerina a su llegada al Consejo de la UE.

 

 

 

 

 

 

 

 

Además, algunos países como Hungría plantearon la importancia del fraude en un momento en el que se negocia el acuerdo comercial con Mercosur -Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay- que regirá los intercambios entre la UE y estos países en el futuro, previsiblemente de cara al próximo año.
El comisario de Agricultura y Desarrollo Rural lamentó que “desgraciadamente, no se ha avanzado mucho con los países del Mercosur” y consideró que “sería injusto vincular” el escándalo al acuerdo.
“Desde luego no es algo que ayude pero tampoco sería razón para bloquearlo. Europa está adoptando una posición muy clara y definida en virtud de la seguridad alimentaria (…), tiene que quedar muy claro que hay que continuar las conversaciones pero tendremos mucho cuidado con el acuerdo al que se llegue finalmente”, subrayó.

Auditoría urgente

De manera paralela, la CE prepara una auditoría “urgente” en Brasil, que se pondrá en marcha “antes de mediados de mayo”, aseguró Andriukaitis, mientras que los Estados miembros “siguen informados sobre la situación de manera continua”.
Por parte de España, la ministra española Isabel García Tejerina pidió, en declaraciones a Efe, “que los productos procedentes de terceros países entren en la UE con las mismas garantías que las que ofrecen” los productores europeos, aunque aseguró que el escándalo no ha afectado a España, que no tiene “mucho comercio con Brasil”.
“Nosotros como Estados miembros impulsamos un modelo productivo que protege a los consumidores dándoles todas las garantías, pero para que la protección a los consumidores sea total tenemos que exigir las mismas garantías a los productos de importación y eso es lo que nosotros apoyamos y pediremos también a la CE”, afirmó Tejerina.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EFE

Publicidad