4 de abril de 2017 11:19 AM
Imprimir

Cómo afecta a Rusia el escándalo por carne adulterada en Brasil

El escándalo de los productos cárnicos brasileños podría tener consecuencias significativas para Rusia, ya que el país eslavo es uno de los mayores importadores de carnes procedentes de Brasil.

Expertos consideran que Rusia se encuentra en la ‘zona de riesgo’ debido a que el país es el quinto mayor importador de carne del país sudamericano. Según datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, solamente en el año 2016, Rusia fue el comprador de un 22% de las exportaciones de carne porcina, un 17% de la carne de res y un 4,7% de la carne de ave de Brasil.

 

Carne

Un 25% de la carne de res vendida en Rusia es de origen extranjero, en su mayoría proviene de países de América Latina como Brasil y Argentina. Debido a su precio relativamente bajo, la carne importada de América del Sur se utiliza principalmente en la producción de productos cárnicos.

Sin embargo, de las 21 empresas involucradas en el escándalo de la carne adulterada brasileña, solamente dos de ellas suministran productos a Rusia: BRF (carne de ave) y JJZ Alimentos (carne de res), aclaró el portal ruso Lenta.

Pese a que diversos países ya han vetado la importación de carnes brasileñas, Rusia todavía no lo ha hecho. La decisión se debe a que debido a las sanciones no hay muchas opciones de países capaces de enviar un volumen tan grande de productos cárnicos al país eslavo.

 

Según el analista Kirill Yakovenko, la carne brasileña representa casi la mitad de las importaciones de carne de Rusia. Un veto a la producción cárnica de Brasil causaría un problema de abastecimiento en el país eslavo y generaría un significativo incremento en su precio en el mercado interno.

 

Carnicería (imagen referencial)

Actualmente, Rusia está en negociaciones con México acerca de la reanudación del suministro de carne. Yakovenko consideró, sin embargo, que el país norteamericano probablemente no será capaz de producir la cantidad de carne necesaria para Rusia. Además, subrayó que debido a los niveles de corrupción, es difícil esperar una producción de mejor calidad de que la brasileña.

La operación policial ‘Carne Fraca’ (carne débil) destapó en Brasil un esquema de corrupción que permitía adulterar alimentos cárnicos para ocultar su mala calidad. Según la investigación, varias empresas maquillaban el olor de la carne caducada a través de productos químicos, inyectaban agua para aumentar el peso de los pollos y cambiaban el embalaje con la fecha de caducidad, entre otros engaños. Además dichas empresas habrían sobornado a revisores del Ministerio de Agricultura para obtener licencias y evitar inspecciones en sus plantas frigoríficas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad