4 de abril de 2017 17:49 PM
Imprimir

Bronca de los productores porque el súper de Braun es uno de los grandes importadores de cerdo

La Anónima figura en el podio con Sadia y Paladini. Los productores dicen que la importación los lleva a la quiebra.

La problemática no es nueva. Durante el año pasado los productores de cerdo se quejaron en diversas oportunidades ante el Gobierno nacional por el aumento de las importaciones del producto que en la Argentina creció de manera significativa en los últimos años.

Además, por como vienen el año, se estima que en 2017 las importaciones de cerdo se duplicarán y llegarán a las 50.000 toneladas. Se trata, en rigor, de un 8% del total de la producción local que, si bien, no es un valor significativo, genera cada vez más preocupación en el sector.

En esta línea, un dato por demás polémico al que accedió LPO, es que entre los principales importadores de carne de cerdo del país figura el supermercado La Anónima, propiedad de la familia del secretario de Comercio Interior, Miguel Braun.

Así, durante el primer año de mandato de Macri, dicha firma supermercadista prácticamente se repartió las 25.000 toneladas importadas con el frigorífico brasileño BRF -que comercializa la marca Sadia- y la empresa Paladini, propiedad de la tradicional familia rosarina.

No es la primera vez que Braun aparece involucrado en un potencial conflicto de intereses que deberá resolver la Oficina Anticorrupción. En enero pasado, este medio reveló que un frigorífico vinculado al funcionario macrista fue favorecido en el reparto de la Cuota Hilton 2016/17.

Como sea, el presidente de Federación Agraria (FAA), Omar Príncipe, dijo que “abrir las importaciones sin equilibrio está dejando a miles de productores de cerdo afuera del sistema. No queremos que se cierre la importación, pero sí que se limite”.

En rigor, Príncipe hace referencia al preocupante proceso de concentración que se acentuó en los últimos tiempos en el sector porcino argentino donde menos del 3% de los casi 4700 establecimientos producen casi un 50% del total de la carne local.


La inundación en La Madrid, Tucumán

En tanto, otro dato por de más polémico es que la totalidad de la carne de cerdo que importa la Argentina proviene de Brasil (85%) y Dinamarca (15%), dos países investigados por problemas de índole sanitario que pusieron en alerta a los consumidores y autoridades de todo el mundo.

De hecho, el frigorífico brasileño Larissa, involucrado en el escándalo “Carne Débil” en Brasil, exportó a la Argentina unas 69 toneladas de carne de cerdo durante el mes de marzo (el Gobierno sólo decidió aumentar los controles a través del Senasa).

Por su parte, el presidente de la Asociación Argentina de Productores de Cerdo, Juan Luis Uccelli, comentó que “no es un tema de importación sí o importación no. La cuestión es la competencia desleal con países que aplican otro tipo de incentivos a la producción”.

“Canadá aportó el año pasado más de u$s 65 millones al sector porcino en subsidios sumado a una línea crediticia a tasas bajísimas y a largo plazo”, sostuvo Uccelli, y agregó que “también utilizan herramientas tecnológicas que acá no están al alance de los productores”.

 

Importaciones de azúcar

Este lunes, la Federación Económica de Tucumán (FET), el Centro de Agricultores Cañeros de Tucumán (CACTU) y el sector de Economías Regionales de la CAME expresaron su preocupación por la posible apertura de la importación de azúcar proveniente de Brasil.

“La actividad sucroalcoholera es la principal agroindustria de Tucumán y de todo el NOA, por lo que una medida de estas características podría tener efectos nocivos sobre el nivel de actividad”, advirtió el presidente de Economías Regionales de CAME, Raúl Robín.

Por su parte, el titular de la FET, Héctor José Viñuales, afirmó que “hemos sido muy castigados por las políticas macroeconómicas. El valor artificial del dólar aumentaba los costos de producción, reduciendo la competitividad e imposibilitando las exportaciones”.

Para dimensionar el impacto que podría generar la quita de restricciones a la importación de azúcar desde Brasil, cabe destacar que su sector sucroalcoholero es 20 veces más grande que el argentino (además, el Estado brasileño regula y subsidia la actividad).

En Argentina, en cambio, el mercado interno tiene precios muy inferiores a los costos de producción. “Si no se toman medidas proteccionistas para potenciar el sector, miles de agricultores podrían ir directo a la quiebra”, alertó Otto Gramajo, presidente de CACTU.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: LPO

Publicidad