6 de abril de 2017 10:15 AM
Imprimir

Las lluvias abren interrogantes sobre si la cosecha agrícola será récord

Las lluvias que se registran en Salta, Chaco, el sur de Córdoba, el centro sur de Santa Fe y toda La Pampa, abren interrogantes sobre si la cosecha agrícola será récord, tal como lo esperaba el Gobierno que estimaba una producción de 130 millones de toneladas. Condiciones climáticas adversas mediante, el ministro de Agroindustria, Ricardo […]

Las lluvias que se registran en Salta, Chaco, el sur de Córdoba, el centro sur de Santa Fe y toda La Pampa, abren interrogantes sobre si la cosecha agrícola será récord, tal como lo esperaba el Gobierno que estimaba una producción de 130 millones de toneladas.

Condiciones climáticas adversas mediante, el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, admitió que existe “preocupación” por la posibilidad de que las inundaciones afecten “la cosecha récord” prevista para este año y sostuvo que ante eso “lo único que podemos hacer es rezar”.

Buryaile admitió que la situación climática y las inundaciones en varios sectores de la zona pampeana “nos preocupa”, porque “todo está dado para que la cosecha sea extraordinaria, falta que el clima nos acompañe”.

Consultados por ámbito.com, los analistas Gustavo López, de la consultora Agritrend, y Enrique Erize, de Nóvitas, consideraron que “aún es muy temprano” para descartar que la producción agrícola llegue a los volúmenes récord estimados, pero advirtieron sobre problemas con la calidad de los granos de soja y de logística para trasladar los granos desde los campos hasta los puertos por la anegación o mal estado de los caminos.

“La cosecha de soja comienza recién y podrían producirse pérdidas -de volumen pero especialmente de calidad- a raíz de las inundaciones, mientras que es distinto el panorama para el maíz porque puede retrasarse la recolección en campo”, aseguró López.

El analista comentó que habrá pérdidas concretas de volumen porque “si un campo está inundado no se puede levantar la cosecha” pero también de calidad porque “con tanta humedad los granos quedan verdes o se dañan, y se deben vender a un precio menor”.

Por su parte, Erize dijo que es “muy temprano” para hacer estimaciones de pérdidas y resaltó que “la zona núcleo -que es la que aporta el mayor volumen de producción- no está afectada por las condiciones climáticas actuales, aunque está al filo de estarlo”.

Con respecto a la evolución de los precios, López analizó que los operadores “se empiezan a preocupar y eso está provocando una suba en la cotización en el mercado local” y ejemplificó que la soja subió en el disponible u$s 9 entre el lunes y martes, cuando ya había comenzado a sentirse angustia por los pronósticos climáticos”.

El analista de Nóvitas puntualizó que “dos o tres millones de toneladas menos de soja argentina no alterará los precios internacionales pero sí puede alterarlos algún problema de logística a raíz de los caminos anegados, sobre todo porque el mismo inconveniente tendrá Brasil“.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad