6 de abril de 2017 17:20 PM
Imprimir

Riachuelo: clausuran un frigorífico de Samid

No cumplía con la nueva normativa sobre vuelcos contaminantes; la Acumar pone el foco en 219 empresas; Samid elogió el procedimiento y explicó que hoy presentó los requerimientos.

La Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo ( Acumar ) clausuró varias industrias de forma preventiva, tal como lo establece la nueva normativa que regula los vuelcos contaminantes en el cuerpo de agua. Uno de los establecimientos es propiedad del empresario cárnico Alberto Samid .

Samid elogió el procedimiento y explicó a LA NACION que hoy presentó los requerimientos por lo que espera que mañana se levante la clausura. “Me parece muy bien lo que están haciendo, lo están haciendo con todas las empresas. Más allá de que uno tiene consecuencias, hay que adecuarse cuando las cosas son como tienen que ser. Nosotros habíamos cumplimentado el 96% pero nos faltaba ese 4 por ciento. El tratamiento que tenemos del agua es perfecto pero debíamos el plan de reconversión de alguna obra. Mañana ya tenemos levantada la clausura”, aseguró.

“Avanzamos siendo más estrictos en la norma, intensificando las inspecciones, y mejorando nuestros sistemas de control sobre estos establecimientos que operaban de forma irregular afectando los recursos naturales, el agua, el suelo y el ambiente donde viven los vecinos de la Cuenca”, dijo González.

 

Riachuelo: clausuran un frigorífico de Samid.
Riachuelo: clausuran un frigorífico de Samid.. Foto: Gentileza Acumar

La Acumar, el organismo tripartito compuesto por funcionarios de los estados nacional, bonaerense y porteño que deben sanear el Riachuelo por orden de la Corte, dispuso la semana pasada, después de varios años, endurecer los parámetros de vuelcos en el río y establecer nuevos criterios de limpieza según se trate de la cuenca alta, media o baja.

El foco, según anunció la administración estará puesto en 219 compañías que se identificaron como más contaminantes. Aunque en el Cuerpo Colegiado, formado por ONGs y el Defensor del Pueblo (cargo vacante hace cinco años), celebraron la medida aunque aún analizan los nuevos efectos que tendría la regulación.

Raúl Estrada Oyuela, de la Asociación Amigos de La Boca, mostró algunas contradicciones: “En el anexo se reduce de 2000 a 500 UCF/100ml, el número de colonias de coliformes fecales (materia fecal) que pueden descargarse al río. Pero el Anexo III, sobre las características del río que sí entra en vigor, establece que no se mida la presencia de coliformes fecales ni escherichia coli “porque el parámetro no es relevante” para el uso sin contacto con el agua que rige para las cuencas media y baja”, explica.

“También reduce el níquel que puede descargarse al suelo por riego, pero duplica la cantidad de fósforo total que puede descargarse al río”, sostiene sólo comparando la norma anterior con la actual.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad