9 de abril de 2017 11:41 AM
Imprimir

Macri y Trump hablarán de biodiésel

Se veía venir. Cuando Donald Trump triunfó en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el biodiésel apareció en la mira. La prédica proteccionista del candidato republicano alentó a la Junta Nacional de Biodiésel (NBB, en sus siglas en inglés) de los EE.UU. a presentar una demanda en Washington por dúmping contra las importaciones de biodiésel […]

Se veía venir. Cuando Donald Trump triunfó en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el biodiésel apareció en la mira. La prédica proteccionista del candidato republicano alentó a la Junta Nacional de Biodiésel (NBB, en sus siglas en inglés) de los EE.UU. a presentar una demanda en Washington por dúmping contra las importaciones de biodiésel de la Argentina e Indonesia. No es la primera vez que esta organización, que agrupa a productores de biocombustibles y exportadores y procesadores de granos, quiere impedir la competencia. Hace dos años cuestionó la aprobación de la Agencia de Protección Ambiental del gobierno norteamericano (EPA, en sus siglas en inglés) al biodiésel argentino como energía renovable sustentable.

El Departamento de Comercio de los EE.UU. aceptó la demanda y abrió un proceso que puede afectar las exportaciones argentinas de biodiésel por unos 1240 millones de dólares, que representan el 90% de las ventas externas del producto.

“La acusación es muy endeble”, dijo Néstor Roulet, secretario de Agregado de Valor del Ministerio de Agroindustria. El Gobierno activó una suerte comité de emergencia entre Cancillería, Agroindustria y Producción, junto con el sector privado, para defenderse de la acusación. La canciller Susana Malcorra confirmó que el biodiésel será tema de agenda en la reunión que mantendrá el presidente Mauricio Macri con Trump el 27 de este mes. Al mandatario norteamericano se le presenta un dilema porque la Argentina tiene un déficit comercial con los EE.UU. de 2200 millones de dólares anuales. No es México ni China.

El sector privado, además, tiene objeciones hacia el Gobierno. Hace unas semanas el Ministerio de Energía subió 1,5% los derechos de exportación al biodiésel (los fijó en 6,38%). “Aranguren (Juan José, ministro de energía) mantiene el mismo esquema para fijar las retenciones móviles que creó Moreno, con una unidad interministerial que no tiene responsable y no se sabe cómo se maneja”, dijo Claudio Molina, director ejecutivo de la Asociación de Biocombustible e Hidrógeno.

Sin embargo, el Gobierno quiere demostrar que respalda las energías renovables que vienen del agro. El miércoles pasado, el presidente Macri recibió a directivos del Centro Azucarero Argentino y a las cámaras de la industria del alcohol de Tucumán y el NOA. Los industriales le informaron sobre sus planes de inversión, del ingreso del etanol de azúcar al sistema eléctrico y le agradecieron por haber aumentado hasta 12% el corte con etanol en naftas. También le pidieron subir ese porcentaje. “Lo vamos a hacer, estamos trabajando con el Ministerio de Ambiente y las terminales automotrices y en el mediano plazo vamos a ir a un mecanismo de libre competencia en 2021”, con el etanol de maíz les respondieron.

Más allá de los traspiés y las controversias, la transformación de los granos en combustible es vital para la producción. En un contexto de precios a la baja no habría que descuidarla.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad