13 de abril de 2017 11:09 AM
Imprimir

En Uruguay la industrial considera precio insuficiente para la carne

El industria Gastón Scayola Scayola aseguró que el precio no le sirve a nadie.
Lamentablemente el sector de la carne no tiene los mercados que paguen los precios que Uruguay necesita, no les alcanza ni a los industriales ni a los productores”, afirmó a El Observador el vicepresidente de Frigorífico San Jacinto, Gastón Scayola.
El industrial explicó que Uruguay está todavía muy dependiente de dos mercados de la carne –Israel y China– que “tienen sus empujes de pedidos”.
“Pero China no mueve los precios e Israel presiona los precios hacia abajo porque sabe que es una de nuestras pocas opciones”.
En el caso de China es un país que tiene las referencias de los precios “con las que puede comprar o que compraron en Brasil y quizá se podría esperar que durante el año repunte un poco, dada la poca oferta de carnes de Australia”, uno de sus proveedores.
Según Scayola, con los precios de exportación que se vienen manejando en los últimos meses en el mercado internacional de la carne, la industria “no tiene niveles adecuados de rentabilidad. No trabaja con la rentabilidad que se necesita para responder a las exigencias de estas empresas, que son enormes”. El empresario afirmó también que “el precio del ganado está bajo, el dólar tiene una baja cotización y por esa razón el precio de las haciendas tampoco le alcanza a los productores”.
Scayola sostuvo que todo el complejo de la carne está en una situación que “no es demasiado conveniente ni para los frigoríficos ni para los productores”.
“Este es el mundo que nos ha tocado, muy incierto en términos económicos. Con grandes movimientos a nivel de bloques de países o crisis en cada uno de ellos”, dijo.

Dependencia de exportaciones

El industrial afirmó que el mercado actual afecta más a quien más depende de las exportaciones. Opinó que en la medida que se disponga de un mercado interno más fuerte y que se pueda amortiguar más los problemas externos, “nuestras empresas se pueden desarrollar en forma más saludable”.
Scayola recordó que Uruguay, en la medida que todo lo que produce está vinculado a materias primas y alimentos –y es casi todo exportable–, si se complica el mundo, se complica Uruguay. Es cierto que “tenemos un estatus sanitario excelente, accedemos a muchos mercados, pero lamentablemente con diferencias de aranceles con nuestros competidores que son enormes”.
Scayola afirmó que los principales competidores de Uruguay “no son necesariamente Argentina y Brasil, sino que está siendo Australia, que entra con aranceles minúsculos en China, EEUU, Europa y Corea, y le provoca serias complicaciones a los exportadores uruguayos”. Incluso por “el bajo nivel del dólar, a Uruguay se le está haciendo difícil competir con el costo de la mano de obra de Brasil y Paraguay”, concluyó.

Costos decisivos

Los costos internos son determinantes en la falta de competitividad, dijo Gastón Scayola. Uruguay tiene precios elevados, como el de la energía y, por el valor del dólar, la mano de obra está en el nivel de los países más desarrollados.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad