18 de abril de 2017 01:13 AM
Imprimir

Cómo realizar picadas perimetrales para frenar incendios en los campos

Todos los requisitos y criterios que hay que tener en cuenta, de acuerdo a las disposiciones oficiales.

Aunque todavía no comenzó la temporada de incendios, desde la Sociedad Rural de Jesús María difundieron una serie de recomendaciones a tener en cuenta para realizar picadas perimetrales, una intervención clave para evitar la propagación de incendios, ya que evitan su paso de un campo al otro y ayudan al combate directo de las llamas.

El primer paso, según informaron desde la SRJM, es presentar una Declaración Jurada (que puede observarse al final de la nota) en cualquier oficina de la Dirección General de Rentas de la Provincia: la realización y mantenimiento de infraestructuras de prevención y control de incendio están contemplados en la Ley 9.814, como una actividad destinada al cuidado de los bosques nativos.

Características

Se define como Picadas Perimetrales (PP), a las franjas de entre 6 a 15 metros de ancho inmediatas al alambrado y desprovistas de cualquier tipo de vegetación, en especial en las épocas de mayor riesgo de incendio.

Este ancho se incrementa según las diferentes zonas de la provincia, de acuerdo al siguiente mapa:

La función de estas picadas consiste es mantener el alambrado perimetral, prevenir incendios o detenerlos, iniciando contrafuegos, facilitando el movimiento de vehículos, personal y material, principalmente en las operaciones de lucha contra incendios.

En otras palabras, sirven para interrumpir la continuidad de la vegetación o material combustible, lo que permiten detener fuegos superficiales.

 

Requisitos

–  Es obligación y responsabilidad del propietario del campo, la construcción y el mantenimiento de Picadas Perimetrales (PP). Al realizarlas, se deben respetar los ejemplares arbóreos que superen los 10 o 15 centímetros de DAP (diámetro altura al pecho).

– Deben permanecer libres de materiales vegetales combustibles, especialmente en la época de mayor riesgo de incendios, a excepción de cultivos en estado vegetativo o vegetación espontánea que por sus características no puedan entrar en ignición, como por ejemplo, verdeos, cactáceas, etcétera.

– Deben estar en ambos lados del alambrado para que cumplan eficientemente su función.

– El ancho de las picadas depende, entre otras variables, de: la vegetación (altura, composición, cobertura, manejo del bosque), la pendiente, los vientos (dirección, época de ocurrencia, intensidad), ocurrencia de incendios, condiciones climáticas y proximidad de cursos y cuerpos de agua.

 

Picadas perimetrales

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroVoz

Publicidad