19 de abril de 2017 16:46 PM
Imprimir

Para la nueva campaña de trigo el productor deberá gastar 8% más que en 2016

La rentabilidad es negativa en campos alquilados.

Con precios similares al 2016 y un dólar quieto, la siembra de trigo de la nueva campaña le significará al productor un aumento en los costos del 8 por ciento. En este contexto, el margen bruto es sólo rentable para campos propios y negativos en los alquilados.
Un trabajo elaborado por la Bolsa de Cereales de Bahía Blanca adelantó que con apenas una mejora en los valores de u$s5 por tonelada, éste no llega a cubrir el alza de los costos y por ende la rentabilidad para el productor se achica a no ser que produzca más.

Estos pasan por: labranzas, semilla, agroquímicos, fertilizantes y cosecha, por los cuales habrá que pagar u$s272 por hectárea frente a los u$s255 de 2016. Y si bien, el margen bruto es de u$s80 contra los u$s55 interanuales, dicha ganancia del 45% se da sólo para campos propios y siempre y cuando se obtenga un rendimiento de 2.800 kilos por hectárea, es decir 7,7% más que el periodo anterior.

“El planteo comercial le exigirá al productor obtener un rinde de indiferencia de 2.300 kilos por hectárea” afirmó desde la Bolsa, el analista de mercado Iván Ullmann, quien remarcó “que si lo pasamos a un campo alquilado, la ganancia prácticamente se licúa”.

El experto subrayó que el estudio fue hecho sobre campos del sudoeste bonaerense “si el mismo planteo se traslada a la mejor zona como es el sudeste, los costos aumentan por el alto paquete tecnológico a aplicar”. Este región representa en promedio el 60% de trigo a nivel país.

El precio del cereal de la próxima campaña es de
apenas $80 por tonelada más que hace un año 

En esencia el escenario para la toma de decisión de hacer más o menos trigo es idéntica a la siembra del año pasado. Tendrá mucho que ver la expectativa del productor respecto a que puede pasar con el dólar.

“La cuenta al productor no le da, no es rentable” reconoció el presidente de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías De Velazco quien afirmó que “con $2.400 por tonelada, no hay rentabilidad que aguante”.

De Velazco señaló que es “clave” lo que pase con la soja de ahora en más dado que “ayudará para que se siembre más” trigo aunque no fue optimista de que se llegue nuevamente a los 18,3 millones de toneladas de la presente campaña.

Por su parte el presidente de la Asociación Argentina de Trigo (Argentrigo), David Hughes se mostró contrario a De Velazco y estimó “una mejora en el área de siembra de entre el 10% al 15 por ciento” aunque también reconoció que “es un incógnita lo que pasará en el sur de Santa Fe y Córdoba y el norte de Buenos Aires, que el año pasado se inclinaron por el cereal, pero la llegada de los créditos es un buena noticia para el productor”.

Dependerá entonces como ya se dijo del dólar y de los precios. En este último, los valores estarán limitados por una producción mundial que según el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA, por sus siglas en inglés) será de 751 millones de toneladas.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: BAE

Publicidad