21 de abril de 2017 09:33 AM
Imprimir

Más competencia desde Oceanía para la ganadería uruguaya

Altos precios, retención de hembras y aumento de la producción por delante, tanto en vacunos como en ovinos.

Una década atrás parecía que todo se ponía difícil para los ganaderos del principal exportador de Oceanía y competidor clave de Uruguay. La desertificación se anunciaba como inevitable y la competencia con la carne brasileña también parecía infranqueable, mientras que al ovino se lo veía como una producción eventualmente obsoleta. Y aquí en Uruguay todo era alegría. El precio del novillo alcanzaba niveles récord, Argentina desarmaba su ganadería a través del intervencionismo de Néstor Kirchner y el diferencial de Uruguay parecía un arma invencible.

Diez años después, la ganadería de Australia está en auge y su situación contrasta con la de la ganadería uruguaya ,que debe lidiar con precios más bajos y tiene a los productores oteando el horizonte con la expectativa de que la exportación en pie ponga un piso a las cotizaciones.

Los últimos informes de Meat and Livestock Australia (MLA), el organismo comparable al Instituto Nacional de Carnes (INAC), dan cuenta de los avances productivos que los australianos siguen concretando. Y, sobre todo, del aumento de la producción que se vendrá, tanto en carne vacuna y ovina como en lanas.

Mientras en Uruguay la faena de vientres no para de subir, en el país de Oceanía baja porque los productores quieren expandir tanto sus rodeos vacunos como sus majadas.

En algo sí hay coincidencia, Australia avanza hacia un sistema objetivo de tipificación de carcasas y ya han medido las ganancias que eso reportará tanto a los industriales como a los productores.

centrales 4 (2).jpg

 

La retención en los vacunos

Los australianos han estado muy determinados por el ciclo de lluvias, y en los últimos años les ha llovido. Tal vez porque La Niña para Australia significa lluvias por encima de lo normal, y sin dudas porque sostienen para los precios de la hacienda cotizaciones muy superiores a las de Uruguay, con la recuperación de las pasturas los australianos están en su segundo año de muy baja faena de hembras.

Eso en cierta manera favorece en el corto plazo a Uruguay, ya que significa menos producción y exportación. Pero los últimos datos que llegan de Australia relativizan la baja en la producción. Hay menos vacas faenadas, pero un récord en el peso de las carcasas que compensa parcialmente la merma en cabezas.

Más importante que el dato productivo en sí, es la actitud de los australianos de apostar a producir lo más posible. Desde octubre el peso de carcasa promedio faenado supera los 290 kilos, algo inédito, ya que ese promedio incluye todas las categorías, lo que lleva a suponer que las carcasas de novillos superan los 300 kilos. También inédita es la baja faena de hembras, 42% del total, la menor de la historia.

De modo que un factor compensa al otro y los australianos mantienen una producción estable de carne. El MLA esperaba una caída de 3% en la producción, pero en su última revisión llevó el descenso a solo 1%. Y es un descenso transitorio que se convertirá en más producción siguiendo la lógica concatenación de más vientres retenidos, más terneros producidos y luego más animales faenados.

Australia producirá este año 2,1 millones de toneladas de carne (ver gráficos) pero empezará una lógica de crecimiento que llevará la producción a los 2,4 millones a través de un aumento de unas 100 mil toneladas por año, y tal vez estabilizarse en esa producción a partir de 2020. La exportación de carne vacuna pasará de los 1,4 millones de toneladas de este año a 1,7 millones en ese período.

centrales 3 (2).jpg

 

Más retención en ovinos

Mucho más agudo es el esfuerzo por producir más lana y carne ovina que actualmente está instalada en Australia. Los productores retienen corderas y aún corderos Merino para generar más capones y más producción de lana. Por lo tanto, la baja en la faena de corderos y animales adultos cae más agudamente que en vacunos.

La faena de ovejas caerá este año 17% y 6% la de corderos, lo que significa un millón menos de ovejas y un millón y medio de corderos menos que en 2016. Pero, como en el caso de los vacunos, lleva a pensar en el aumento de oferta que vendrá.

Tras un piso en 67 millones de ovinos el año pasado, suben a 68 millones este año y el MLA proyecta la persistencia de un aumento en un millón de animales anuales hasta 2021, hasta 73 millones de cabezas en 2021.

Tanto en la carne vacuna como en la ovina se paga en Australia bastante más que en Uruguay. Aproximadamente un dólar más por kilo de carcasa que la carne uruguaya, es decir, aproximadamente US$ 3,80 por kilo de carne vacuna; y US$ 5 por kilo de carne ovina.

En ambos casos la restricción en la oferta es uno de los factores que inciden para sostener el precio. Por la misma razón cabe esperar que en 2018 los precios empiecen a bajar dado que la oferta empezará a subir.

centrales 2 (2).jpg

Es notable la capacidad de los australianos para competir y trasladar precios altos de exportación a precios altos del ganado en un contexto de inflación casi cero y flexibilidad cambiaria.

Los precios en dólares australianos están muy cerca de niveles récord tanto en lana como en ganado, en parte por la capacidad de que la moneda se mueva en forma inversa a los precios de las materias primas. Cuanto más bajas las materias primas más débil la moneda local y más alto el dólar. Y también es notable la capacidad de respuesta productiva.

Para la producción uruguaya, este panorama significa que un competidor principal tendrá más producción en el futuro y que por lo tanto las posibilidades de suba en los precios de la carne y la lana en adelante son más bien remotas.

En el caso de la carne vacuna además, el Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, por su sigla en inglés) ha ratificado el aumento en la producción prevista en ese país, en Brasil y en Argentina. En el caso de EEUU, principal productor mundial, la proyección de un aumento de 5% en la producción también pone presión en el mercado, en el que la propia Australia está colocando mucho menos carne.

Las proyecciones recientemente actualizadas del USDA elevaron la producción prevista para EEUU, Australia, Brasil y Argentina, confirmando un escenario de más competencia. Claro que del otro lado sigue estando China, que tuvo un buen crecimiento económico en el primer trimestre y que también tuvo una corrección al alza en el consumo estimado de carne este año.

centrales 1 (2).jpg

 

La industria australiana ve dificultades

Las exportaciones brasileñas ni se inmutaron con los problemas sanitarios y en marzo crecieron 20% en volumen y 22% en valor. El director del Consejo Australiano de la Carne, Lachie Hart dijo que será difícil que los altos precios del ganado se sostengan dados los altos costos que la industria enfrenta en energía y salarios. Advirtió que muchas industrias podrían cerrar durante el período de baja oferta del invierno.

“El principal problema son los costos y dentro de ellos el de la energía, que sube 20% todos los años” advirtió, de acuerdo al portal abc.net.au.

Ganadería
La ganadería australiana está en auge y eso contrasta con la realidad de la ganadería uruguaya.
La ganadería australiana está en auge y eso contrasta con la realidad de la ganadería uruguaya.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Observa

Publicidad