23 de abril de 2017 10:37 AM
Imprimir

Chile : Aplicación de anhídrido sulfuroso se convierte en nuevo plus para vinos blancos

Esta solución (conocida como SO2) genera un control exhaustivo en la aparición de microorganismos indeseados, lo que permite mantener la calidad del vino. El producto desarrollado por INDURA, es actualmente utilizado por productoras de pisco, mostos y viñas a lo largo de Chile.

Cada vez y con mayor frecuencia, se puede observar un refinamiento en el paladar de los chilenos a la hora de consumir vino y en particular el blanco, que desde el inicio de su elaboración presenta cualidades particulares, ya que se caracteriza por el uso de una fermentación con mosto separado de hollejos, pepitas, raspones o cualquier otro componente que produzca color.

 

En este contexto y con el objetivo de satisfacer el gusto y exigencia de los consumidores de vino, es que surge la incorporación de elementos químicos que permitan conservar y preservar las cualidades de este noble producto. Ejemplo de lo anterior recae en la aplicación de anhídrido sulfuroso e INDURA es una de las empresas que ha desarrollado este sistema como forma de controlar la oxidación del vino.

 

Aplicación y propiedades

 

Bastián Monsalve, Ingeniero de Desarrollo del área Vitivinícola de INDURA, explica que este gas se puede aplicar de dos formas distintas en la uva. “Se puede emplear mediante el uso de equipos de dosificación automática cargados con SO2 o también mediante el uso de una solución acuosa al 5 % SO2 , que viene incorporada dentro de equipos especializados, la cual se sitúa directamente en las prensas de uva o  inyectando dosis en rangos de 200 ml en cubas, por medio de mangueras o lanzas especiales”. El profesional añade que el uso de este producto en vino blanco previene su rápida oxidación.

 

En cuanto a sus propiedades y beneficios, Monsalve afirma que “el sistema de aplicación SO2 desarrollado por INDURA corresponde a un método hermético, desarrollado bajo las normas chilenas y estándares de calidad para asegurar la baja emisión de sulfuroso al ambiente. Su ventaja, es que dado el uso de SO2, se produce un mayor control de la oxidación del vino, lo cual se resume en un ahorro de dinero hacia este necesario proceso de prevención en la calidad de este último”.

 

Cabe destaca que nivel nacional son bastantes las empresas vitivinícolas que hoy en día están trabajando con SO2, ya sean productoras de pisco (como Capel) y viñas (tales como San Pedro Tarapacá, Cono Sur y Odfjell). “Esto se debe a que los clientes están satisfechos con la seguridad y facilidad de manipulación del producto desarrollado por INDURA y también a que mejora notablemente el proceso de cuidado del vino”, comenta el ingeniero.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Portal del Campo

Publicidad