24 de abril de 2017 13:33 PM
Imprimir

Monsanto criticó el fallo simbólico e instó al diálogo

La empresa Monsanto se manifestó ayer “comprometida a un diálogo real” tras conocerse el fallo simbólico del Tribunal Internacional Monsanto, en La Haya, que la halló culpable de “ecocidio.

“Seguimos comprometidos a un diálogo real con aquellos que están genuinamente interesados en la agricultura sustentable, los derechos humanos a la alimentación, a la salud y a un medio ambiente seguro, quiénes somos y qué hacemos”, señaló la multinacional en un comunicado. Además, insistió en que “el evento original fue organizado por un selecto grupo de críticos anti-tecnología en la agricultura y anti-Monsanto, que actuaron como organizadores, jueces y jurados. Se negó la evidencia científica existente y los antecedentes jurídicos de varios temas; y fue organizado con un resultado ya predeterminado. Las conclusiones eran la siguiente comunicación esperada por parte de este grupo”.

Por otro lado, Monsanto destacó que “en una época en la que el público está tratando de separar los hechos de la ficción, esta opinión no-judicial emitida recientemente podría ser malinterpretada. Creemos que los derechos humanos y la agricultura merecen un diálogo abierto y reflexivo para ayudar a encontrar soluciones reales a los desafíos del hambre, la seguridad alimentaria y el papel de los agricultores para alimentar a nuestro mundo en crecimiento de manera sustentable”. Finalmente, el escrito añade, mencionando a la Comisión Directiva Global de Derechos Humanos de Monsanto, que “seguimos comprometidos con nuestro papel para ayudar a resolver estos desafíos y seguimos abiertos a cualquier persona que quiera saber más sobre Monsanto para que nos haga consultas al Descubri Monsanto/Conversemos”.

Como se sabe, el proceso simbólico, del cual la empresa no participó, fue llevado adelante por la jurista argentina Eleonora Lamm, junto a la senegalesa Dior Fall Sow, la belga Françoise Tulkens, el mexicano Jorge Fernández Souza y el canadiense Steven Shrybman. En el documento final, que emitió el Tribunal Internacional Monsanto, se indicó que la firma afectó el derecho “a un ambiente saludable, a la salud, la alimentación y a la libertad para la investigación científica”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad