25 de abril de 2017 02:39 AM
Imprimir

Chile : Óscar Garay: “Lamentablemente muchos parlamentarios y autoridades no conocen la industria del salmón por dentro

El gerente de Salmones Magallanes, se refirió a los últimos anuncios de la autoridad sobre las nuevas indicaciones en la salmonicultura, donde acusa desconocimiento de la actividad por parte de algunas entidades y dirigentes.

En conversación con Mundo Acuícola el ejecutivo salmonicultor de Magallanes, Óscar Garay, aclaró que los últimos anuncios de la autoridad respecto a la exigencia de que los Informes Ambientales (INFA) se tomen en las áreas de producción, no son una nueva normativa, sino que corresponden a una “interpretación o aclaración de la norma por parte de la Contraloría –agregando que, ante lo cual-, la autoridad estableció un plan de cumplimiento y nos parece bien; no tenemos problemas con esta norma o plan de cumplimiento. El problema es para aquellos centros que operaron desplazados de su área original y, por lo tanto del lugar específico de la INFA y el lugar de emplazamiento del centro no son coincidentes”.

 

En conversación con Mundo Acuícola el ejecutivo añadió que ante esa situación, “existe el plazo que dio la autoridad para regularizar esto, así que en términos generales nos parece bien y en lo particular, como empresa no tenemos ningún caso de esta naturaleza”.

 

50 metros de desplazamiento

Respecto de la indicación que limitaría el desplazamiento de los centros de cultivo en 50 metros, el gerente de Salmones Magallanes sostiene que “no es que se restringa el desplazamiento de la siembra, lo que dice este plan o medida es que hasta el 1 de marzo del 2018 se permitirá la siembra con hasta 50 metros de tolerancia en la ubicación de las jaulas o módulos de cultivo y, por lo tanto, si un centro está desplazado más de eso se puede restringir la siembra”.

 

Sin embargo la situación es diferente para quienes siembren a partir del 2 de marzo del 2018, ya que “no se acepta ni siquiera los 50 metros de tolerancia para autorizar la siembra, si es que todavía no se ha sembrado, o multar en caso que estuviese con peces a partir del 1 de junio del 2018”, aclaro Óscar Garay.

 

“Esto sí que es extremadamente complicado, ya que técnicamente es imposible que la ubicación sea rígida en el mar, por las corrientes, vientos, mareas e incluso por el error intrínseco que existe en los propios instrumentos de medición. Es como si se pretendiera que un volantín esté estático en el cielo, solo porque yo amarré el hilo a una base fija en tierra, por lo que es una medida absurda que lo reconoce la propia autoridad, pero que no puede hacer mucho ya que tiene las manos atadas por la Contraloría, quien es la que hizo el dictamen, solamente ella lo puede cambiar”, comentó el ejecutivo.

 

Óscar Garay enfatiza que “en Magallanes no existen mayores problemas con el primer punto en general, el de las INFAS en el área de producción efectiva, pero con el tema de la tolerancia en el desplazamiento, solo podrán cumplirlo aquellas pocas concesiones que cuentan con un área o superficie muy grande, que le permita fondear lejos de los límites de la concesión. Pero esos casos son porcentualmente pocos, por lo que un porcentaje importante de las concesiones podría tener problemas al aplicarse la norma a rajatabla”.

 

Entorno y borde costero

En gerente de Salmones Magallanes aclara que hoy en día, el ingreso de nuevas solicitudes por concesiones está cerrado, lo cual les parece una muy buena medida, para que no se siga especulando o creando ideas erróneas. No obstante, recalca que cerrar la entrega de aquellas concesiones que han seguido todo el proceso que está establecido en la ley, es injusto y genera una gran incerteza jurídica, ya que muchos titulares llevan años esperando por su concesión para desarrollar un proyecto económico.

 

“En promedio pasan más de siete años para poder obtener una concesión y Magallanes ha sido la única región del país donde hubo un ordenamiento del borde costero o proceso de zonificación, que se hizo con la participación de todos los entes con interés o actividad en el mar. Existió una moratoria de varios años sin otorgar ni una sola concesión; se desafectó el 80% de las áreas aptas originales para la acuicultura, por lo que los que abogan por no otorgar más concesiones están desconociendo todo el trabajo que se hizo por años y, por otra parte, las concesiones que podrían terminar su proceso para ser otorgadas son muy pocas, por lo que los temores de que pueda existir un sobre poblamiento o poco menos que una invasión de la industria salmonicultora son totalmente infundados, ya que es imposible”, recordó Óscar Garay.

 

Finalmente, el ejecutivo agregó que en Magallanes, “hay una parte de la población que está en contra de la actividad, que son pocos pero muy activos; hay una gran parte de la comunidad que es más bien neutra, pero tiene mucho desconocimiento de esta industria y existe otro porcentaje de la población que está a favor, porque reconoce el positivo impacto económico que la industria ha tenido en la región y reconoce que en Magallanes hay una gran preocupación por el entorno de parte de los actores involucrados. Pero lamentablemente muchos parlamentarios y autoridades no conocen la industria por dentro; nunca la han visitado siquiera y por lo tanto son muy permeables a lo que puedan decir algunas ONG ambientalistas que irresponsablemente tergiversan la información sobre la industria”.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Mundo Acuícola

Publicidad