27 de abril de 2017 10:18 AM
Imprimir

Scania probó un camión impulsado con biodiesel al 100%

El motor de la unidad trabajó con normalidad, al tiempo que se logró reducir la emisión de distintos gases contaminantes entre un 80% y un 100%.

La compañía de camiones Scania realizó en la Argentina una prueba singular: puso a trabajar un camión recolector de residuos impulsado 100% con biodiesel y los resultados, según destacaron, fueron “exitosos”, dado que el motor trabajó de manera eficiente, logrando además reducir la emisión de gases de efecto invernadero entre un 80% y un 100%.

“La fase experimental duró poco más de un año, obteniéndose resultados sumamente positivos: disminución de la emisión de gases contaminantes y reducción a cero en la emisión de dióxido de azufre”, explicó el gerente de Ingeniería de Ventas de la compañía, Guillermo Hughes.

La experiencia la desarrolló junto con la empresa de servicios urbanos Cliba. Según detallaron, para realizar una evaluación correcta, se compararon dos camiones idénticos con similares recorridos, uno de ellos trabajando con gasoil comercial y el otro con biodiesel 100% puro.

“Durante el transcurso de la prueba se controló la facilidad de arranque (invierno y verano), la calidad del aceite lubricante, filtros, inyectores y limpieza de tanques; para luego proceder -al cabo de un año-, al desarme completo del motor. Esto permitió comprobar que el mismo estaba en perfectas condiciones mecánicas y de limpieza interior”, afirmó el experto.

A nivel global, la empresa realiza investigaciones con combustibles alternativos para diferentes tipos de operación.

“Argentina no es una excepción a esa filosofía de trabajo, estamos muy entusiasmados con los resultados que arrojó esta prueba a nivel ambiental y técnico”, concluyó el gerente de Ingeniería.

En este contexto, desde la Cámara Argentina de Empresas Regionales Elaboradoras de Biocombustible (CEPREB), entidad que agrupa a las empresas transformadoras de aceite de soja en “bio” para el mercado local, afirmaron que desde hace tiempo vienen realizando testeos y que “quedó demostrado que los motores diesel pueden funcionar sin problemas, incluso utilizando un 100% de biodiesel”.

Alejandro Abad, presidente de CEPREB destacó que “los beneficios del biodiesel son múltiples, porque es un combustible amigable con el medioambiente, permite diversificar la matriz energética, tiene impacto directo en las economías regionales y posibilita complementar y dar más valor a la cadena agroindustrial”.

“En el mundo uno ve cómo las empresas petroleras multinacionales, que están presentes también en la Argentina, hacen campañas publicitarias promocionando el uso del biodiesel en sus combustibles por todos los beneficios que genera”, detalló.

“En la Argentina todavía no se ha visto y sería un paso importante que los usuarios conozcan sus ventajas, porque ha marcado un cambio paradigma dentro de los combustibles líquidos”, agregó.

Entre los beneficios que ofrece el “bio”, Abad destacó:

-Complementación para la cadena sojera: desde la industria señalan un aspecto clave y es que, para generar biodiesel a partir de la soja, se utiliza una pequeña fracción del poroto, que es el aceite resultante.

Dependiendo del método de extracción, de cada tonelada de soja se extrae tan sólo entre un 12% y un 18% de aceite, que es el principal insumo que utilizan las plantas para elaborar este biocombustible.

Más del 80% restante que queda es harina. Es decir, un alimento de altísimo contenido proteico, que sirve tanto como alimento de manera directa, como indirecta, convirtiendo ese derivado en proteína animal.

“En la Argentina todavía no se ha visto y sería un paso importante que los usuarios conozcan sus ventajas, porque ha marcado un cambio paradigma dentro de los combustibles líquidos”

Por eso, desde CEPREB plantean que, cuanta más energía a partir de los granos se produzca y se consuma, más alimento se estará generando en la Argentina.

-Amigable con el medioambiente: desde el año 2008 se despecharon para la realización del corte obligatorio unas 5,7 millones de toneladas de biodiesel en el país.

En base a un complejo estudio realizado por la Unión Brasileña de Biodiesel y Bioqueroseno (UBRABIO), se llegó a la conclusión de que, en ese mismo lapso, se evitó la emisión de 10 millones de toneladas de C02 a la atmósfera.

Esto equivaldría al mismo efecto que tendrían en el medioambiente unos 73,2 millones de árboles plantados en una superficie que equivaldría unas doce veces al área que ocupa la Ciudad de Buenos Aires.

-Impacto positivo en las economías regionales: las empresas nucleadas en CEPREB cuentan con plantas ubicadas en provincia de Buenos Aires, Santiago del Estero, Entre Ríos, San Luis, Neuquén, Santa Fe y La Pampa.

La producción Pyme impacta de forma directa e indirecta en la generación de 3.500 puestos de trabajo. Lo que implica que en la práctica el sector no sólo contrata de forma directa, sino que a su vez fomenta toda la cadena productiva, generando valor agregado en origen.

Cada planta de biodiesel no sólo necesita técnicos y operarios. También demanda servicios logísticos e informáticos y de la industria metalmecánica, por nombrar algunos rubros.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad