29 de abril de 2017 01:34 AM
Imprimir

Justicia para el campo

Es frecuente oír, tanto desde organizaciones políticas opositoras como desde tribunas sindicales, una misma crítica al gobierno nacional. Se la pretende fundar en que se habrían otorgado al campo prebendas desmedidas. Nada podría ser tan falso. El Gobierno no le ha dado ningún privilegio al campo, sólo le ha devuelto parte de lo que se […]

Es frecuente oír, tanto desde organizaciones políticas opositoras como desde tribunas sindicales, una misma crítica al gobierno nacional. Se la pretende fundar en que se habrían otorgado al campo prebendas desmedidas. Nada podría ser tan falso.

El Gobierno no le ha dado ningún privilegio al campo, sólo le ha devuelto parte de lo que se le había quitado. Las retenciones al trigo y al maíz habían inducido a muchos productores a abandonar su cultivo. Hasta se llegó a prohibir la exportación de trigo en nombre de “la defensa de la mesa de los argentinos” con el fin de abaratarlo, pese a que el trigo representa el 1% del costo de un kilo de pan. Las gabelas del 23% (trigo) y del 20% (maíz) por encima de todos los otros tributos generales determinaron bajas extraordinarias en la implantación de esos cultivos.

En cuanto a la soja, después del desastre de la resolución 125, que el campo debe en su memoria al ex embajador de este gobierno Martín Lousteau, soportó retenciones del 35% que el entonces candidato presidencial de Cambiemos prometió bajar: primero un 5%, tal como cumplió, y luego otro 5%, aún pendiente.

En el fondo, con sólo el cambio de expectativas y la transición entre un gobierno encarnizado contra el campo y otro que ha reconocido su valía, se ha activado una nueva revolución productiva en el interior del país. Se reabrieron las fábricas de maquinaria agrícola cerradas, pasaron a plena producción las que habían reducido al mínimo su actividad, creció el empleo, y los resultados se han visto en el crecimiento de las ventas. Hay empresas que han abierto nuevas oficinas en el exterior.

Si añadimos a todo eso la caída del precio de las commodities en el mundo y la baja cotización del dólar en el mercado interno, nos encontramos con un panorama de crisis real.

El clima, ya se sabe, ha hecho y sigue haciendo lo suyo, para bien de algunos y mal de otros. Se calcula la pérdida de un millón de hectáreas de cosecha.

Al relato falaz de quienes hicieron posibles 12 años de kirchnerismo se suma la injusticia de la enorme diferencia entre los precios que perciben los productores agrícolas y ganaderos y el precio final que pagan los consumidores por los frutos del campo. Cabe en tal situación al Gobierno empeñarse con más energía en la disminución de costos que se han acrecentado sin parar para las actividades agropecuarias.

En cuanto a las entidades representativas del campo, corresponde respaldarlas en la petición permanente de respeto a derechos violentados, como el de la igualdad respecto de otros sectores, y urgirlas a una mayor perseverancia en campañas públicas que expongan las inequidades que afronta el sector de mayor productividad en el país y su contribución al interés social.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad