29 de abril de 2017 09:19 AM
Imprimir

La ganadería entró en el gradualismo

Una ejecutiva de la industria de la alimentación confesaba por estos días a un colega: “Sí, estamos mirando el negocio frigorífico, lo estamos estudiando”. Por aquella máxima que dice que hay que descubrir oportunidades donde nadie o pocos las ven, la empresaria, que pide no revelar su nombre, cree que el despegue de la Argentina […]

Una ejecutiva de la industria de la alimentación confesaba por estos días a un colega: “Sí, estamos mirando el negocio frigorífico, lo estamos estudiando”. Por aquella máxima que dice que hay que descubrir oportunidades donde nadie o pocos las ven, la empresaria, que pide no revelar su nombre, cree que el despegue de la Argentina con el negocio del ganado y las carnes está cerca.

Esa idea deber ser disparatada para quienes hoy tienen sus números muy cerca del rojo por la inflación, el tipo de cambio o la carga impositiva. Y más aún lo es para quienes padecen las inundaciones. Sin embargo, hay algunos datos que conviene repasar para saber si el optimismo de la joven empresaria, y de otros, es compatible con la realidad.

Con el precio del novillo caro comparado con el de otros países, el tipo de cambio bajo y la falta de materia prima la exportación todavía no tracciona con fuerza.

El otro argumento de Washington para no autorizar los embarques ya se cayó. Esta semana el senado norteamericano ratificó a Sonny Perdue como secretario de Agricultura. Sólo falta una firma.

 

Otros números

Los productores quieren ver más señales, es decir, mejores precios, para agregar más kilos a los animales. “En los primeros meses del año por animales con certificado de aptitud para exportar a la UE se pagó un 20% más que el promedio, luego subieron los precios internos y se dejó de pagar esa ventaja”, señaló.

Las cifras del Senasa reflejan otra realidad que la Mesa de las Carnes se comprometió a modificar para mejorar la competitividad de la ganadería. El porcentaje de pariciones alcanzó un 61,5 por ciento. “Se requiere más inversión en manejo, alimentación y genética”, destaca Gorelik.

Sobre este aspecto, quizá los resultados se vean más adelante. Según la primera encuesta del año del Movimiento CREA, el 56% de los productores consultados dijo que el actual es “un buen momento para realizar inversiones”, es decir, cinco puntos más que en la encuesta de noviembre pasado. Además, cuatro de cada cinco encuestados realizaron inversiones en bienes de capital durante el año pasado; “entre las adquisiciones se destacan: alambrado (48%), compra de tractor (32%) y mangas y/o corrales (29%)”. La ganadería entró en la senda del gradualismo.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: La Nacion

Publicidad