2 de mayo de 2017 12:02 PM
Imprimir

La cumbre que mantuvieron Macri y Trump no logró destrabar la crisis que atraviesa el biodiesel argentino

Fue uno de los pocos rubros que el Gobierno no logró cerrar el conflicto con las empresas norteamericanas por la exportación de biodiesel producido mayormente en esta región.

El ministro de la Producción Francisco Cabrera y el secretario de Comercio Miguel Braun se reunieron ayer en Washington con el secretario de Comercio Wilbur Ross para tratar de destrabar este tema, pero no hubo caso.

Ante la denuncia de dumping de los empresarios norteamericanos por los precios del biodiesel argentino que ingresa en Estados Unidos ahora es el gobierno norteamericano el que debe definir.

Según pudo saber Infobae, la idea es que la denuncia siga su curso legal. El 8 de mayo se definirá si se avanza con la investigación sobre posible dumping y allí se abriría la posibilidad de negociar. “Hay buena predisposición de la administración norteamericana pero este es un proceso formal y hay una dura presión del empresariado norteamericano al gobierno de Trump”, dijo un funcionario de la comitiva oficial.

El punto es que ahora el gobierno de Trump debería definir si lleva el tema de la denuncia de los empresarios de su país a la OMC y empieza a girar una denuncia en ese organismo que llevaría muchos años o rechaza el planteo de sus empresarios. Esta última parece ser que no será la salida para el presidente de Estados Unidos.

Macri le planteó a Trump en la reunión que tuvo con sus ministros en la Casa Blanca el tema. “No hay dumping ni subsidios de Argentina al biodiesel. Además, en Estados Unidos no hay autoabastecimiento de ese producto tan necesario para los norteamericanos”, dijo el presidente argentino en rueda de prensa ayer en el Blair House. Fueron las mismas palabras que le llevó a Trump para intentar destrabar el conflicto.

Podría darse el caso que empiece a girar la denuncia en la OMC y que mientras tanto Estados Unidos fije una tasa arancelaria superior para compensar así el eventual dumping que denuncian los empresarios. Esto generaría un costo adicional al sector en la Argentina y encarecería la producción de biodiesel por lo que no habrá posibilidades de que se potencie el negocio. Aranguren y Cabrera están preocupados por este tema y de ello habló le hablaron Ross. Pero no llegaron a una solución. No es un caso menor porque son USD 1500 millones de dólares anuales que están en juego.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad