3 de mayo de 2017 03:52 AM
Imprimir

Lograr mayor productividad

Los nuevos planteos buscan mayor sustentabilidad y rentabilidad.

Los días 17 y 18 de mayo, en el Centro de Convenciones Metropolitano, Fertilizar Asociación Civil y el IPNI Cono Sur organizan una nueva edición del “Simposio Fertilidad 2017”, bajo el lema “Más allá de la próxima cosecha”.

La primera jornada del Simposio contará, entre otros, con la participación de María Alejandra Marino (Unidad Integrada FCA-INTA Balcarce), quien abrirá discusión de un tópico que retorna a nuestra región: “Manejo y fertilización de pasturas para los nuevos modelos ganaderos”. Las pasturas han vuelto y es de suma importancia comprender el nuevo impulso y las variantes que ha tomado la actividad ganadera. “Estos nuevos planteos apuntan a lograr mayor productividad, sustentabilidad y rentabilidad que los tradicionales, y a ser más eficientes en el uso de recursos, menos riesgosos y más flexibles ante la variabilidad climática y de mercados”, destaca la especialista. Hay que decir primero, que la famosa brecha de rendimiento no solamente corre para los cultivos de grano, sino también para la producción de forraje. “En la región pampeana, tanto las gramíneas (festuca, agropiro, cebadilla, raigrás, pasto ovillo, etc.) como las leguminosas (alfalfa, tréboles, lotus, etc.) forrajeras presentan niveles productivos notablemente inferiores a los que les permitiría expresar el ambiente. Entre los factores que controlan la producción de forraje se destaca la nutrición de las pasturas. Sin embargo, aunque la fertilización es una práctica recomendada para aumentar la oferta forrajera, en nuestro país esta práctica es poco utilizada”, comenta.

“Para aumentar la eficiencia del uso de fertilizantes en los nuevos planteos ganaderos pampeanos podemos destacar tres puntos principales. En primer lugar, establecer, al menos inicialmente, módulos para manejo de pasturas de alta producción en una pequeña proporción del establecimiento, permitiría poder utilizar eficientemente el forraje producido y cuantificar los beneficios de la implementación de las buenas prácticas. En segundo lugar, conocer la oferta de nutrientes por parte del suelo y la demanda por parte de las pasturas (principalmente de nitrógeno y de fósforo) es fundamental para ajustar correctamente la fertilización. En tercer lugar, priorizar la fertilización en ambientes con menos limitaciones para la producción de las pasturas. Todo esto, por supuesto, requiere como base una planificación y distribución adecuada de la oferta de forraje”, concluye Marino.

Ya en la segunda jornada, en el último panel del Simposio, Martín Díaz-Zorita (Coordinador del Comité Técnico de Fertilizar AC) invita a debatir acerca de “Modelos integrados de recomendación de fertilización en la region pampeana”. El especialista destaca la abundante información disponible y actualizada en la región que permite identificar elementos comunes para el diagnóstico. Dependiendo de los nutrientes identificados como limitantes, las estrategias de interpretación y planteos recomendados de manejo varían entre decisiones dirigidas a cada cultivo y/o a la recuperación de niveles de fertilidad de los suelos. Para el caso de fósforo, el monitoreo geo-posicionado de los rendimientos es una de las herramientas que complementan la elaboración de planteos integrados de fertilización. En el caso del manejo de nitrógeno, principalmente en cereales, los desafíos actuales se centran en ajustar el análisis de necesidades de corrección nutricional a los cultivos atendiendo a las expectativas de demanda asociadas a la precisa caracterización del sitio productivo en interacción con genotipos, su manejo y cualidades específicas del destino productivo.

Díaz-Zorita va más allá, y resalta que la integración de información productiva es uno de los pilares sobre los que se apoyan los planteos de recomendaciones de manejo de la fertilización. Adicionalmente, menciona a la diversificación en las secuencias de cultivos que permite ampliar las alternativas de corrección de necesidades de fertilización acordes a comportamientos diferenciales de estos en relación al consumo, la eficiencia y la residualidad de la práctica. “Las posibilidades de modelos de recomendación son variadas, y se pueden conjugar elementos que atienden a diferencias provenientes del conocimiento del sitio integrado a decisiones empresariales estratégicas. Dicha integración es fundamental para hacer más eficientes decisiones de manejo de nutrientes y mejorar la intensificación sustentable de la producción agrícola”, cierra Díaz-Zorita.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente:

Publicidad