7 de mayo de 2017 10:45 AM
Imprimir

Jóvenes cultivan en una computadora de alimentos

Es en el centro San Juan TEC, gracias al impulso del gobernador doctor Sergio Uñac, mediante la gestión de su secretario de política económica Alejandro Moreno, dependiente del ministro de la producción Andrés Díaz Cano.

Camila López, estudiante avanzada de bioingeniería, José Sabal y Pablo Agüado especialistas en electrónica y Facundo Vila, diseñador industrial; el equipo que desarrolla la primera “Computadora de Alimentos” de San Juan.

“Este desarrollo es definido como tecnología del conocimiento pura aplicada al agro”, destacaron los emprendedores agregando: “Concretamente a la producción de alimentos”.
Se llama “Unidad de Cultivo Automatizado, dentro de nuestro emprendimiento llamado Lutia Cultivos Digitales. Cultivos Digitales es el eslogan utilizado referenciando los controles informáticos, como la agricultura”.

Informes: San Juan TEC. Informes: Av. Libertador San Martín 1890 oeste. Tel: 4306490/91.

“Hace dos años comenzamos a partir de un proyecto original de cultivos hidropónicos en la Secretaría de Ciencia y Técnica, en función de la fuerza de esta tipo de tecnología en el mundo y en donde San Juan no puede ni debe permanecer ajeno”, explicaron.
“Luego se dieron dos realidades, la creación de San Juan TEC y la necesidad de tener un espacio para desarrollar este proyecto. Paralelamente surgió el desarrollo de la Computadora de Alimentos o “Food Computer” en EEUU como un proyecto de “código abierto” open source-, donde participa toda la comunidad digital aportando mejoras”.

“Es una unidad de producción agrícola, capaz de censar y controlar todas las variables agronómicas que intervienen en el desarrollo de una planta, como la luz o nivel lumínico, temperatura, humedad, micronutrientes y concentración de anhídrido carbónico, para asegurar la producción en el cultivo que uno desea”.

Entre otros objetivos enumeraron “el independizarse de las condiciones geográficas y agroclimáticas, por ejemplo temporales, en las que uno se encuentre. Deja de importar dónde uno desarrolla del cultivo, si en Turquía o en San Juan o si es invierno o verano por ejemplo. Al controlar todas las variables, uno puede cultivar frutos tropicales en este oasis o en contra estación con otros mercados o países proveedores, aislado de plagas y enfermedades”.

“Este es un modelo a escala de laboratorio, pero la idea es pronto poder hacerlo a escala productiva incluso para escuelas o la minería en cordillera. La metodología es de cultivo sin suelo en base a la hidroponía y la aeroponía. En la primera el desarrollo es con las raíces del vegetal sumergidas en agua. En la segunda, la raíz va en una nube, en los dos casos con los nutrientes disueltos” culminaron la explicación.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad