9 de mayo de 2017 18:15 PM
Imprimir

En un frigoríficos de Iowa asiáticos y blancos desplazan a hispanos

Redadas cambian la situación demográfica de esa fuerza laboral.

ENVER — Aunque alguna vez los hispanos representaron la amplia mayoría de los trabajadores en los frigoríficos de Iowa, la situación demográfica de esa fuerza laboral ha cambiado durante la última década y los latinos ahora se ven superados por trabajadores asiáticos y blancos, indican nuevas estadísticas difundidas hoy.

La nueva planta de Seaboard Triumph Foods (STF) para procesamiento de cerdos cerca de Sioux City, que se abrirá en julio próximo, no tiene planes de contratar a inmigrantes y quienes allí busquen uno de los 2800 empleo que se ofrecen deberán ser mayores de edad y con presencia legal en el país.

Según información provista por STF, su planta en la localidad de Bridgeport, es el primer frigorífico de procesamiento de cerdos totalmente nuevo construido en Estados Unidos durante la última década y es la mayor inversión de capital privado (unos 300 millones de dólares) en la historia de la zona de Sioux City.

Además, esa planta representa la mayor contratación de personal por parte de un frigorífico en Sioux City en los últimos 50 años, según Bridey Hayes, directora de recursos humanos de STF.

No obstante, al contrario de lo que sucedía en el pasado, los hispanos ya no se beneficiarán como antes de esas oportunidades, ya que el enfoque para llenar todas las vacantes disponibles será el de darle prioridad a los residentes locales y especialmente a aquellos que deseen avanzar en sus carreras, para lo cual STF ha organizado masivas ferias de empleo.

Una vez escogidos los primeros, luego se contratará a “ciudadanos desplazados” por conflictos en sus países, como Sudán y Myanmar (antes Birmania), ahora alojados en campos de refugiados, ya que desde 2010, la fundación caritativa de STF colabora para ayudar a esos refugiados.

Este enfoque se viene gestando desde 2006, cuando en otra planta del mismo tamaño en St. Joseph, al noroeste de Missouri y operada por la misma empresa comenzó a funcionar.

En esa planta, sólo uno de cada cuatro trabajadores es hispano. Los asiáticos ocupan el 29 % de la mano de obra, los blancos el 28 % y los afroamericanos el 17 %.

Se anticipa que la distribución demográfica de los empleados en la planta cerca de Sioux City será similar a la Missouri, modificando así una tendencia que comenzó en la década de los 80 cuando los frigoríficos y las plantas procesadoras de carne de Iowa (y de estados vecinos) dependían mayormente de inmigrantes latinos y de refugiados del sureste asiático.

Según un estudio de la Universidad Estatal de Iowa, desde finales de la década de 1980 (principalmente por la reforma migratoria de 1986 impulsada por el presidente Reagan) y durante los siguientes 20 años, más de la mitad de los trabajadores en los frigoríficos locales eran inmigrantes hispanos.

Pero la situación comenzó a cambiar a partir de las redadas en frigoríficos de Iowa (y de Colorado, Nebraska y Utah) en diciembre de 2006 y se agravó tras la masiva redada en el frigorífico Agriprocessors (que ya no existe), en Postville, Iowa, en mayo de 2008, que concluyó con la deportación de 389 trabajadores indocumentados, la mayoría de Guatemala y de México.

De hecho, un informe de 2013 publicado por el Centro de Liderazgo e Integración de Inmigrantes de la Universidad del Norte de Iowa indica que la redada en Postville marcó el inicio de la no contratación de inmigrantes latinos por parte de los frigoríficos locales, que comenzaron a enfocarse en personas de Myanmar y Sudán y en otros refugiados aptos para trabajos “que no requieren experiencia previa ni saber inglés”.

A nivel nacional, según el Buró de Estadísticas Laborales, poco más de 80.000 personas trabajan como empleados por hora en frigoríficos y empacadoras de carnes. Y después de Carolina del Norte (con unos 7300 trabajos en esa industria), Iowa es el segundo estado (con unos 5600 empleos).

Mark Porter, gerente de operaciones de STF, indicó a los medios locales que su compañía “no está segura” sobre la composición demográfica de la fuerza laboral de la planta en Bridgeport, pero, dijo, el énfasis será en refugiados, a quienes se ayudará a integrarse y se les proveerá un salario adecuado (estimado en unos 50.000 dólares al año de promedio).

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: Agromeat

Publicidad