10 de mayo de 2017 02:20 AM
Imprimir

Drones en la agricultura: tecnología útil, datos complejos

Un 80 % de las aplicaciones para drones están dedicadas al sector agrícola, un sector por el que los operadores de esta tecnología apuestan fuerte, sin embargo, hay aún un vacío hasta llegar al agricultor, ya que éste necesita de una recomendación agronómica que le resulte útil y que no le complique su trabajo diario.

La tecnología dron llama mucho la atención, pero todavía queda camino por recorrer y los expertos en agricultura de precisión, como los agrónomos Manuel Pérez y Constantino Valero han señalado que hay que acercar esta herramienta y los beneficios que pueden suponer en la práctica en el terreno agrícola al usuario final: el agricultor.

Pérez ha asegurado que el verdadero impacto de esta herramienta en la agricultura ocurrirá cuando el pequeño “agricultor demande esta tecnología“, la vea práctica y útil en su explotación.

En este sentido, Valero ha visto “el asunto” con escepticismo. Explica: “Se vuela del dron, con la cámara se obtienen una imagen con colores bonitos, pero de ahí a poder realizar una recomendación agronómica útil al agricultor” y que no le complique “hay un salto”.

 

El dron es solo una herramienta y requiere del “ingenio” del agrónomo

Y ha insistido en que el dron es solo una herrmienta y que hay un proceso largo, en la que juega un papel clave el ingeniero agrónomo, entre la obtención de toda la información que es capaz de proporcionar esa tecnología para convertirla en una toma de decisión práctica para el agricultor.

No cabe duda de que el dron es una herramienta de gran utilidad en la agricultura, ya que es capaz de localizar un problema en el campo y su uso permite anticiparse a ellos (estrés hídrico, sobre o infraalimentación en los cultivos…) y reducir la siniestralidad, pero los expertos han recalcado que se precisa del “ingenio” de los expertos en agronomía para llegar al agricultor.

Éste, precisamente, ha sido uno de los aspectos abordados en la jornada sobre la aplicación de drones en el medio agrario organizado por la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica, Alimentaria y de Biosistemas (ETSIAAB) y el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias (COIACC) en Madrid.

Un dron sobrevuela un viñedo. Foto: Efeagro/Plataforma Tecnológica del Vino (PTV)

Los drones en el campo: tecnología útil, pero datos complejos. Foto: Plataforma Tecnológica del Vino (PTV)

Expertos en drones, topografía, de la agricultura de precisión e ingenieros agrónomos han puesto el acento en la popularidad de esta tecnología en el ámbito de la agricultura y en los claros beneficios que la generalización de su uso supondrá, aunque han señalado que arroja datos complejos que hay que interpretar para que sean útiles.

Los agrónomos expertos en agricultura de precisión Pérez y Valero han señalado que son indudables las grandes ventajas que aportan, como el ahorro de insumos y de costes o tratamientos más localizados y precisos, sin embargo, tras toda esa tecnología tiene que estar una persona con conocimientos en agronomía, han subrayado.

 

Los equipos cada vez más económicos

Opinión que ha compartido el experto en pilotos de drones de la escuela de vuelo Cinetic, Antonio Sousa, porque “el dron aporta la información en primer término y nos localiza el problema“, pero para poder reducir la “siniestralidad” y poder actuar correctamente en el campo es necesario el ingeniero.

Ha añadido que es “una herramienta que facilitará al agrónomo actuar antes, anticiparse, con un menor coste económico y con una aplicación más localizada” para reducir la siniestralidad y ha asegurado que “es un producto que abarata costes y hará que las cosas sean más rápidas”.

Más optimista, Sousa ha comentado que gracias a la automatización de estos sistemas cualquiera será capaz, con relativa facilidad, de obtener imágenes, aunque luego sea el “ingeniero el que sepa tratar esas imágenes para tomar las decisiones oportunas para saber qué hacer en el cultivo”.

En esta línea, el director de la ETSIABB, Luis Ricote, ha insistido en que “esta nueva herramienta está llamada a ser importante para los objetivos de los agrónomos”, aunque “lo que realmente importa es lo que hay debajo: el campo”.

 

El 80 % de las aplicaciones dirigidas al sector primario

La decana del COIACC, María Cruz Díaz, ha reconocido que “la profesión” debe estar con los avances tecnológicos para poder cumplir con los objetivos de asegurar “alimentación de calidad y suficiente” a una población creciente y ya no hay más tierra que cultivar, por lo que la tecnología se antoja indispensable para incrementar la producción, además de forma sostenible.

Y ha hecho hincapié en que, “cuando asistimos a congresos sobre drones, el 80 % de las aplicaciones están dirigidas al sector” agroganadero.

Sousa ha asegurado también que los drones y su equipamiento se han abaratado sobremanera, lo que posibilita su popularización en la agricultura: antes un equipo costaba 60.000 euros, “ahora por poco más de mil euros” es posible tenerlos en el mercado.

La nueva tecno-agricultura con drones mejorará los resultados en el campo, pero no hay que perder de vista que hay que tener los pies anclados al suelo, y que interpretar esos datos para convertirlos en recomendaciones agronómicas son necesarias las personas, en este caso los agrónomos.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: EFE

Publicidad