10 de mayo de 2017 16:12 PM
Imprimir

El aumento de la electricidad también complica a la producción bajo riego

Según un estudio de la Rural de Jesús María, sólo el maíz sería viable. Reclaman que las tarifas de las cooperativas tienen mucha disparidad

Los reclamos que se repitieron en los últimos días de parte de cámaras y entidades empresarias, en contra del fuerte aumento de la tarifa que se cobra por el servicio de energía eléctrica que en Córdoba brinda Epec en forma directa o indirecta, sumaron una nueva voz: los productores que cultivan granos con sistemas de riego suplementario.

En un informe al que tuvo acceso La Voz, la Sociedad Rural de Jesús María (SRJM) se pregunta si, bajo este panorama, la implementación de estas tecnologías, que permite mejorar los rindes en zonas como el norte de la provincia donde las lluvias suelen estar por debajo de lo que necesitan las plantas, no podría verse afectada.

“Luego de los últimos aumentos de los costos energéticos a nivel país, y sobre todo en nuestra provincia, los productores que han invertido en la intensificación de los cultivos a través del riego por aspersión, se están cuestionando la viabilidad del sistema”, señala el estudio elaborado por el propio presidente de la SRJM, Luis Picat.

 

Datos

Según Picat, en Córdoba se riegan aproximadamente 136 mil hectáreas, que significan un aporte extra de 107.000 toneladas, y un ingreso de 272 millones de pesos, suponiendo una rotación trigo-soja-maíz.

Tomando como base datos obtenidos por la Estación Experimental Agropecuaria (EEA) Manfredi del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (Inta), el dirigente estima que, en campos bajo riego, por cada milímetro de agua aplicado en soja se generan 1,33 dólares; en maíz, 2,18 dólares; y en trigo, 1,25 dólares.

El problema, de acuerdo a Picat, es el costo del milímetro. Como primera medida, señala que es un valor difícil de establecer ya que la mayoría de las localidades del norte provincial están abastecidas por cooperativas, que presentan mucha disparidad en sus tarifas. “El precio parece establecerse dependiendo la cara del cliente, el tamaño o quién lo brinde”, se queja el presidente de la Rural jesusmariense.

De todos modos, el relevamiento realizado indica que se cobra entre 11 y 35 mil pesos por mes y por equipo instalado, lo que significaría entre 0,89 y 1,50 dólares por milímetro aplicado. Suponiendo este precio máximo y relacionándolo con los ingresos antes mencionados que generan los cultivos, el maíz aparecería como el único cultivo viable bajo este esquema de costos energéticos.

Para la Sociedad Rural de Jesús María, lo razonable sería establecer un costo fijo mensual y similar en todos los casos, teniendo en cuenta que estos equipos sólo se usan unos cuatro meses al año; y el Ersep debería intervenir para unificar las desviaciones tarifarias.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: AgroVoz

Publicidad