10 de mayo de 2017 20:46 PM
Imprimir

Si no actuamos hoy, no habrá cura mañana: resistencia a los antimicrobianos (RAM)

La flora intestinal y sus metabolitos parecen ser un factor importante para la función gastrointestinal y la salud. Por lo que es necesario realizar investigaciones para determinar exactamente las relaciones entre la nutrición, flora intestinal y la salud del cerdo.

Introducción

El alarmante incremento de la resistencia bacteriana a los antibióticos es, sin duda, uno de los mayores problemas actuales de salud pública ya que estos compuestos constituyen una de las principales herramientas para controlar y tratar las infecciones bacterianas, tanto en medicina humana como en veterinaria. Los investigadores, sociedades científicas y autoridades sanitarias han alertado sobre las graves consecuencias de este problema y han coincidido en la necesidad de analizar en profundidad este fenómeno de la resistencia. En el año 2011, la OMS seleccionó la lucha contra la resistencia a los antimicrobianos como el tema del Día Mundial de la Salud y destacó la necesidad de establecer una estrategia común y coordinada y de buscar las causas relacionadas con la emergencia y extraordinaria diseminación de bacterias multirresistentes. En 2012, se publicó el documento “The evolving threat of antimicrobial resistance: options for action” (WHO, 2001-2012), que plantea de nuevo la apremiante necesidad de abordar este tema.

En esta exposición, analizaremos el problema que supone la resistencia a los antibióticos, los factores que pueden estar involucrados en su emergencia y diseminación, y las posibles estrategias de control. Especialmente quiero recalcar la importancia de la flora bacteriana intestinal, la cual se ve afectada también, por este uso indiscriminado de los antibióticos, afectando la fisiología la inmunología e incluso la calidad de la carne del cerdo. Al mantener una buena salud intestinal reduciremos el uso de antimicrobianos.

Flora intestinal del cerdo

La flora intestinal y sus metabolitos parecen ser un factor importante para la función gastrointestinal y la salud. Por lo que es necesario realizar investigaciones para determinar exactamente las relaciones entre la nutrición, flora intestinal y la salud del cerdo. (Heinritz 2013).

Un cerdo tiene 70 billones de células pero es importante recordar que el número de células bacterianas es 10 veces superior al número de células de todo el animal huésped, ejerciendo una profunda influencia sobre los procesos inmunológicos, nutricionales, fisiológicos y de protección de dicho animal (Berg, 1996).

Más de 500 diferentes especies de microorganismos pertenecientes a la flora intestinal se describen. (Van Kessel et al., 2004)

Funciones de la flora bacteriana intestinal para el organismo animal. Prácticamente otro órgano más

La flora intestinal en los cerdos cumple las siguientes funciones:

  1. Producir vitaminas (del grupo B y vitamina C) y ácidos grasos de cadena corta.
  2. Degradar los principios inmediatos de los alimentos no digeridos en otras partes del tubo digestivo.
  3. Mantener la integridad del epitelio intestinal.
  4. Estimular la respuesta inmunitaria.
  5. Proteger a los animales frente a microorganismos enteropatógenos, fundamentalmente del tubo digestivo.
  6. Incrementar la absorción de minerales, sobre todo del calcio, lo que resulta interesante para el crecimiento de los huesos.
  7. Cubrir físicamente los lugares de la mucosa del intestino que pudieran ser ocupados por la colonización de bacterias patógenas, son los denominados nichos ecológicos o puntos de adhesión.
  8. Transformación de antinutrientes: la flora intestinal puede llevar a cabo reacciones bioquímicas capaces de transformar antinutrientes.
  9. Disminución del colesterol: la flora intestinal es capaz de metabolizar el colesterol.
  10. Hidrólisis de la urea y de las sales biliares: la flora del intestino grueso es capaz de hidrolizar la urea hasta amoniaco. Así mismo, la flora intestinal es capaz de hidrolizar los ácidos grasos biliares conjugados hasta ácidos grasos libres. (Y. Sanz, 2004)

Flora Bacteriana Intestinal normal benéfica vs Flora Bacteriana Intestinal

Hasta acá podemos ver la importancia de la FBI normal benéfica que actúa como un órgano más en el cerdo y que cumple funciones que benefician a los animales, pero también existe una FBI potencialmente patógena, la cual se encuentra esperando la oportunidad para ocasionar daño al cerdo, al tratar de eliminar a estos microorganismos eliminamos a las benéficas.

Resistencia a los Antimicrobianos. RAM

Se estima que para el 2050, si continuamos la escalada de la RAM, las infecciones por gérmenes fármaco-resistentes serán la primera causa de muerte de la población humana, superando a cualquier otra patología prevalente. (FAO, 2016)

¿Qué es la Resistencia a los Antimicrobianos y cuáles son sus consecuencias?

La resistencia a los antimicrobianos (RAM) es la capacidad de adaptación de los microorganismos que les permite crecer en presencia de antimicrobiano. Si bien cualquier tipo de microorganismo puede desarrollar esta capacidad, la problemática es más grave en las bacterias. Ante la variedad de antimicrobianos disponibles, los microorganismos pueden ser resistentes a uno, varios, la mayoría o todos ellos. Las consecuencias de una infección por gérmenes resistentes incluyen, entre otras, mayor duración de la infección, mayor mortalidad, tratamientos más prolongados, pérdida de protección en el uso como preventivo y otros procedimientos médicos e incremento de los costos de la atención veterinaria.(CLSI, 2013)

¿Cómo se desarrolla y disemina la RAM?

El desarrollo de la RAM ocurre naturalmente con el tiempo, como parte del proceso de adaptación biológica de las bacterias, sin embargo, el uso excesivo y/o inadecuado de los antimicrobianos en salud humana, sanidad animal y producción agroalimentaria han acelerado notablemente este proceso. En salud animal especialmente en los cerdos, en nuestro medio hay un uso indiscriminado de antibióticos de amplio espectro en las granjas o su administración en infecciones que en realidad no los requieren, sumado al uso sin previa receta de un médico veterinario, al incumplimiento de la dosis, la inadecuada composición de las presentaciones que se fabrican, la falta de aplicación de las restricciones de venta bajo receta, y las limitaciones para el diagnóstico oportuno de las infecciones por gérmenes resistentes, son las principales causas del problema.

Las estrategias desarrolladas para resistir los efectos antimicrobianos incluyen la formación de biopelículas o biofilms, la reducción de la permeabilidad celular, la expresión incrementada de bombas de expulsión, la modificación o superproducción de los lugares diana o receptores y la adquisición de rutas alternativas a las inhibidas por el antimicrobiano. (ITF,2006).

Además, los genes que codifican los mecanismos de resistencia pueden transmitirse entre diferentes especies bacterianas de manera rápida, impredecible desenfrenada, reduciendo así las posibilidades terapéuticas en un número creciente de infecciones. Por otra parte, las bacterias resistentes pueden circular entre distintas y distantes poblaciones de seres humanos y animales a través de alimentos, agua, insectos, viajes y del intercambio de bienes.

 

 

Medidas para combatir la resistencia a los antimicrobianos

  • Formular y poner en práctica un plan nacional integral y con financiamiento suficiente.
  • Fortalecer la capacidad de materia de vigilancia de enfermedades y laboratorio clínico.
  • Procurar el acceso constante a medicamentos esenciales de buena calidad.
  • Regular y promover el uso correcto de los medicamentos.
  • Mejorar las actividades de prevención y control de las infecciones.
  • Fomentar la innovación y la investigación y el desarrollo de nuevas herramientas. (FAO Colombia, 2011)

¿Cómo podemos influir para desarrollar la FIB benéfica e inhibir la FBI patogéna y reducir la resistencia a los antimicrobianos?

Tenemos varias alternativas para reducir el uso de antimicrobianos y así reducir la resistencia bacteriana.

Existen dos mecanismos para lograr este objetivo, uno es en forma indirecta y el otro es directo, mejor detalle observar el siguiente gráfico.

Investigación para reducir el uso de antibióticos en lechones recién destetados en nuestro medio

En el 2015 realizamos un trabajo con la finalidad de usar levaduras como inmunomodular para elevar la inmunología celular, reducir la tasa y persistencia de diarreas, como reemplazo de los antimicrobianos.

En salud animal especialmente en los cerdos, en nuestro medio hay un uso indiscriminado de antibióticos de amplio espectro en las granjas o su administración en infecciones que en realidad no los requieren, sumado al uso sin previa receta de un médico veterinario.  

 

En el gráfico se describe la morbilidad y persistencia de diarreas en los lechones al usar el Inmuno–estimulador comparado con los otros tratamientos. En los gráficos se observan como disminuye la diarrea y la persistencia es menor al usar este inmunomodulador.

Los medicamentos de mala calidad, las prescripciones veterinarias erróneas y las deficiencias de la prevención y el control de las infecciones son otros factores que facilitan la aparición y la propagación de la RAM.

 

En el histograma generado por Citometria de Flujo se calcularon las relaciones CD3+, CD4-CD8+, CD4+CD8+, CD4+CD8- y NK, se observa que el grupo Levadura predomina en las relaciones CD3+, CD4-CD8+, CD4+CD8+ y NK, siendo menor en CD4+CD8- con relación a los demás tratamientos, esto indica claramente como la levadura actúa sobre el sistemas inmunológico celular, ya que en las sub poblaciones y la relación cooperadora – inductora/ supresora – citotóxica son diferentes.

Conclusión

La resistencia a los antimicrobianos se ve facilitada por el uso inadecuado de los medicamentos. Por ejemplo, cuando se usan dosis insuficientes o no se finalizan los tratamientos prescritos. Los medicamentos de mala calidad, las prescripciones veterinarias erróneas y las deficiencias de la prevención y el control de las infecciones son otros factores que facilitan la aparición y la propagación de la RAM. La falta de empeño de los gobiernos en la lucha contra estos problemas, las deficiencias de la vigilancia y la reducción del arsenal de instrumentos diagnósticos, terapéuticos y preventivos también dificultan el control. Por eso es necesario buscar otras alternativas y realizar más trabajos de investigación.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone
Fuente: www.actualidadporcina.com

Publicidad